Inclusión digital: bases para una continuidad pedagógica a distancia de emergencia

Inclusión digital: bases para una continuidad pedagógica a distancia de emergencia

Lo que pasaría apenas dos semanas después de la última apertura de sesiones ordinarias del Congreso Nacional el 1 de marzo pasado no podía entonces siquiera sospecharse.

(Por Mercedes Benialgo) En su discurso, el presidente Alberto Fernández aludió al relanzamiento del programa Conectar Igualdad, aquel que entre 2010 y hasta su paulatina interrupción a partir de 2015 llegó a entregar más de 5 millones de netbooks a alumnos de escuelas secundarias públicas. Como todos, el mandatario ignoraba por completo que estaba a escasos días de dictar la suspensión de clases en todos los niveles educativos con motivo de la pandemia por COVID-19, una situación que se extendería con horizonte incierto durante meses y que inauguraría una nueva modalidad de enseñanza a distancia en la que se reconfigurarían los canales, vínculos y modos de apren- Inclusión digital: der. Una etapa para la que, sin saberlo, aquella política de inclusión digital aportaría una sólida base.

“En este contexto es bueno revisar muchas cuestiones que se discutieron en el momento de lanzamiento e implementación del Conectar Igualdad (CI), y al hacerlo aparecen cosas interesantes. En primer lugar, creo que la actual coyuntura nos permite afirmar que las políticas de inclusión digital siempre fueron necesarias e importantes: hoy salta a la vista porque las clases son a distancia, entonces se hace evidente para cualquiera que se trata de algo insustituible, pero no hay que olvidarse de que algunos sectores ponían en duda la utilidad de aquel programa”, reflexiona Sebastián Benítez Larghi, investigador del CONICET en el Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS, CONICET- UNLP) con una larga trayectoria en el estudio de la apropiación de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

El escenario de continuidad pedagógica virtual, que impone la necesidad de contar con conectividad a Internet y al menos un dispositivo tecnológico en cada hogar, “puede mirarse a la luz de una cantidad enorme de lecciones y aprendizajes sobre las condiciones que tenemos para enfrentar una enseñanza bajo esta modalidad que nos dejaron las políticas de alfabetización digital”, añade el especialista, principalmente en alusión al CI por el alcance masivo que tuvo, al que durante los años 2018 y 2019 le siguió el programa Aprender Conectados, con objetivos mucho más acotados. “Sin ir más lejos –continúa– había quienes sostenían que la brecha multimedia estaba saldada, y que en todo caso debía ser el mercado el responsable de regular el acceso a la tecnología”.

Esta idea postulaba que la baja de precios de los dispositivos digitales garantizaría el acceso masivo a una computadora o, al menos, a un teléfono inteligente o una tablet.

Bajo esta premisa, la adjudicación de netbooks por parte del Estado se juzgaba como una iniciativa no solo innecesaria sino obsoleta en términos de tecnología. “Hoy ese argumento queda desarticulado por muchas encuestas que muestran que todavía hay un gran porcentaje de hogares tanto de chicos como de docentes en los que no hay ninguna PC, ya sea porque nunca tuvieron una o como consecuencia de la decisión que se tomó en 2018 de discontinuar la entrega. Otra cantidad importante tiene una sola para compartir entre todos los miembros de la familia. Y en paralelo, salta a la vista lo dificultoso que resulta trabajar, atender clases o hacer deberes desde un celular. Entonces, ahí donde falta, también se ve la herencia positiva del CI en tanto consideró a las máquinas y la conectividad como parte esencial de derecho a una educación de calidad”, explica Nicolás Welschinger Lascano, investigador del CONICET en el IdIHCS.

Inclusión digital: bases para una continuidad pedagógica a distancia de emergencia

Según anuncios más recientes -probablemente empujado por la necesidad urgente y repentina de establecer un plan de continuidad pedagógica– se ratificó el lanzamiento del nuevo programa de inclusión digital bajo el nombre Juana Manso, y asimismo se dio a conocer la asignación de fondos para la compra de más computadoras destinadas precisamente a los chicos que aún no tienen una. En este punto, los investigadores hacen hincapié en otro aspecto que llegó a ser uno de los más criticados: que los alumnos se llevaran las netbooks a sus casas, puesto que la propiedad era de ellos y no de las escuelas. “Muchos pensaban que debían quedar en el colegio porque de lo contrario ‘se utilizarían solo para jugar’ y se desvirtuaría el uso para el que se habían pensado”, describen los especialistas aludiendo indirectamente a lo acertado que resultó dejar entrar la tecnología a los hogares, precisamente el único espacio donde hoy puede cumplir su esencial función. Cabe mencionar que otro correlato actual del CI puede verse en la utilidad que hoy vuelven a tener las guías y cuadernillos didácticos elaborados en su momento.

Te puede interesar
Hubo cerca de 12 alcoholemias positivas durante los controles realizados por el Día del Amigo

La principal reflexión de los investigadores tiene que ver con la apropiación de las tecnologías, un hecho que “no es de un día para el otro, sino que consiste en un proceso continuo que incluye las trayectorias personales y familiares de cada uno en relación con sus usos”, según describen. “La experiencia del CI contribuyó a este presente.

Hablamos de esos chicos que chateaban entre sí y con los docentes, que se mandaban mails, que usaban las netbooks para hacer los deberes, que se las prestaban con jueguitos a los hermanos menores, y que le enseñaron a usar como herramienta a los padres”, apunta Benítez Larghi, y agrega: “Todas esas prácticas y recorridos colaboraron a hacer posible hoy esta continuidad pedagógica a través de la virtualidad; una virtualidad que además se extiende mucho más allá de las tareas escolares, y abarca hacer compras, trámites online y especialmente, sociabilizar”. En el mismo sentido Welschinger refuerza: “La pandemia está interpelando de modo inédito a la educación. La rapidez con que se poactuó y la capacidad de los docentes para hacer uso de las plataformas le debe mucho a que hace diez años se impulsaron políticas innovadoras que pensaban la digitalización como una cuestión educativa”.

Inclusión digital: bases para una continuidad pedagógica a distancia de emergencia

Nativos e inmigrantes digitales: más similitudes que diferencias

Otra supuesta verdad con la que la nueva dinámica dio por tierra, coinciden los especialistas, es aquella que aseguraba que los jóvenes ya sabían de nuevas tecnologías y poco tenían para aprender de los docentes, mucho más desactualizados en el tema. “Es la metáfora de los nativos digitales, es decir los que nacieron en un contexto de TICS y las manejan con naturalidad, versus los inmigrantes, que serían los de generaciones anteriores, como si mantuvieran diferencias irreversibles. La verdad es que los chicos podían conocer mucho de aplicaciones, redes sociales y videojuegos, pero no de cuestiones básicas como un procesador de texto o guardar archivos en carpetas, y ni hablar del juicio crítico para comprender los Por Mercedes Benialgo contenidos temáticos; todas esas nociones se las dieron los profesores.

Y ahora con la pandemia esos puentes intergeneracionales volvieron a trazarse: no es que apenas comenzaron las clases virtuales se empezó a trabajar directamente en la currícula, sino que hubo que explicarles a los estudiantes el uso de un montón de programas que iban a necesitar. El objetivo es sostener el vínculo a través de las plataformas virtuales, y para eso también se está desplegando una pedagogía de la continuidad educativa”, detalla Welschinger Lascano.

 

Educar a distancia

Los autores fueron recientemente seleccionados en la convocatoria del “Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología COVID-19” del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación (MINCyT) con un proyecto titulado “Continuidad pedagógica en tiempos de pandemia: un estudio de las modalidades educativas a distancia y su incidencia en las desigualdades sociales en la provincia de Buenos Aires”, y que será financiado junto a otras 136 propuestas en todo el país.

Inclusión digital: bases para una continuidad pedagógica a distancia de emergencia

Docentes en tiempos de pandemia (sin puertas adentro)

(Por Jorge Spíndola *) Todo ese movimiento en las calles que veías en las mañanas, los mediodías y las tardes, con chicos yendo y viniendo de la escuela.

Más autos, bocinazos, padres-madres al pasito apurado arreando a sus hijos e hijas. Todo ese movimiento de gente corriendo hacia la Uni en colectivos, autos, a dedo.

Y esa cantidad de gente, pibes pibas, esperando el colectivo por las noches, saliendo de los profesorados, los institutos y colegios nocturnos.

Todo eso que ocurría dentro de las aulas, en los recreos, los pasillos, toda esa vida regada con litros y litros de mates, kilos y kilos de yerba lavada, cambiada y vuelta lavar. Todos esos pizarrones blancos o negros, llenándose y vaciándose cada día, con palabras, oraciones, gráficos, cuadros sinópticos, fórmulas, preguntas.

Te puede interesar
El 60,5% de los supermercados registró un descenso de ventas en junio según relevamiento del Indec

Todo ese vocerío cargado de colores, de murmullos, de gestos que eran parte del sistema educativo presencial y de la vida cotidiana.

Todo eso y más, ya no está en las calles y sin embargo acontece.

Acontece sin distinción, dentro de la intimidad de cada casa y de cada quien. Y acontece sin mucha distinción de horario, ni espacios específicos.

Acontece como simulacro de lo real en las computadoras, en los celulares, pero también de forma muy real, ingresando sin horarios y donde te pesque, puertas adentro ya no hay puertas. Todo ese universo que conocíamos desplegado por las calles y en los específicos edificios educativos, implota adentro de nuestras vidas, sin importar si hay un lugar más o menos adecuado en cada casa.

La tarea cae sobre la mesa donde cocinabas, en el baño, en el silloncito de mirar tele, se expande por el dormitorio, rueda en el espejo, vuelve a la cocina, o acontece todo junto en una casa de barrio donde todos hacemos lo que podemos y al mismo tiempo.

Dentro de ese universo que llamamos educación, implotando en la vida y en la intimidad de cada quien, estamos también las y los profes. Sujetos de esta modalidad virtual de enseñanza y aprendizaje que improvisamos de un día para el otro. Vivimos en una suerte de no-lugar que es y no es nuestra casa, y no es pero es nuestra aula desplegada al aire todo el día. Y ahí vamos, aprendiendo a usar la plataforma digital, a los cachetazos con el celu, con la aplicación de Zoom, Jitsi, Hangtous, el Whats App, todo lo que abra ojos y odios desde y hacia el mundo casa-aula de nuestros estudiantes. Por favor, aflojale un poquito al YouTube así no se me cuelga la reunión.

 

Gracias

El ritual de preparar clases, luego subirlas, después bajar los trabajos recibidos, corregir, hacer las devoluciones, volverlas a subir, eso lleva horas y horas cada día.

Y otra vez a preparar la próxima clase, el Zoom que no anda, mandar un audio, no entendí, mandar un mail. No lo abrieron todos.

Daiana no tiene conexión, a su barrio no llega Wi Fi, no tiene crédito en el celular. Pero Javier está haciendo la cuarentena en Río Mayo y no recibe la señal. Ah, entonces probemos con… ¿con qué? No sé, se estresaron las conexiones ¿Las conexiones mentales? No, las conexiones virtuales. Ah, entonces prendele una velita a San Wi Fi.

Si falta uno en la conectividad ya no es democrático el asunto, ni proceso. Bueno, una compañera le enviará la tarea y veremos. Me quedé sin luz, mi marido trabaja en la provincia y no pagaron el segundo rango. No pude conectarme porque mi hija estaba haciendo la tarea. En ese horario yo tampoco. Ah bueno, cómo hacemos.

No sé. Buen algo haremos. Si grabo y dejo la clase en un Drive, ¿cuándo la verán? ¿Los contendidos mínimos serán posibles este año? Desde la Dirección nos pidieron los Programas y hay que responder la Encuesta Nacional y otra de la Facultad. Hay un curso de capacitación, pero no lo pude bajar. Bajá un poquito la tele así hago la clase de Literatura Argentina, por favor.

Sarmiento dice que el paisaje de la pampa determina sujetos de barbarie, que somos semejantes a los bereberes nómades que no sirven para la agricultura, que mejor traer colonos alemanes y maestras norteamericanas ¿Maestras norteamericanas, dijiste? Callate que no es con vos la cosa. Mejor poné un ratito la tele, así me desenchufo.

No, mejor apagala. No, mejor apagame.

 

(*) El autor es Profesor de Literaturas en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y el Instituo de Formación Docente (ISFD) 807. Dr. en Ciencias Humanas. Co-Director del Centro de Estudios de lenguas y literaturas patagónicas y andinas. Director del Grupo de Investigación en Diversidad Cultural del ISFD 807.

Comentar
- Publicidad -