Comodoro Deportes chequeó instalaciones

Comodoro Deportes chequeó instalaciones

Autoridades de Comodoro Deportes visitaron las instalaciones del Club Saavedra, Florentino Ameghino y el playón del barrio Máximo Abásolo, en el marco del planeamiento de reparaciones y obras previstas para el desarrollo de las instituciones deportivas de la ciudad, proyectados desde la Municipalidad de Comodoro Rivadavia.

El recorrido encabezado por el Presidente del Ente Comodoro Deportes Hernán Martínez acompañado del Secretario del Ente, Fernando Mateeff, visitaron las instalaciones del Club Saavedra, Florentino Ameghino y el playón de la Asociación Vecinal del Barrio Máximo Abásolo. Instituciones con trabajos de acondicionamientos delineados desde el ejecutivo municipal.

En el club Saavedra, se recorrieron las obras de iluminación del predio atendiendo las necesidades de la institución junto a su Presidente Jorge Constanzo, las cuales se encuentran dentro del plan de reparaciones y apoyo a las instituciones deportivas del estado municipal.

En tanto, en el Club Florentino Ameghino recorrieron la cancha de fútbol que se encuentra en ejecución, donde el municipio realizará la reparación del cerco perimetral y la vereda, invirtiendo para un mejor desarrollo deportivo.

Además, se trabajará en el acondicionamiento del playón de la Asociación Vecinal del Barrio Máximo Abásolo, espacio de encuentro donde se realizan actividades recreativas y deportivas, no sólo para la barriada sino para los vecinos de zonas aledañas.

Te puede interesar
Comodoro marchó para reclamar por la ley oncopediátrica

Adaptarse a los fines de semana distintos

Cada viernes comodorense era intenso para todos los que están vinculados al deporte. Un día de organización y planificación para el fin de semana pleno de actividades en todas las disciplinas. Todo cambió, la vida se modificó a tal punto que el viernes se convirtió en un día muy parecido a los demás.

Como los sábados y domingos se desplegaban para nutrirse de todas las disciplinas, el viernes pasaba a ser la jornada que cargaba con todas la recomendaciones habida y por haber para que todo esté bien armado.

Y esos fines de semana cargados de gritos deportivos hoy los vemos lejos y los añoramos. Tanto lo extrañamos que buscamos videos o fotos que nos vuelvan a instalar en esos momentos.

Los teníamos cada cinco días y no nos alcanzábamos a dar cuenta de lo enormes que eran. Hoy, nos hace falta ese espacio, ese paréntesis tan propio de quienes aún viven por y para el deporte.

Esta nueva etapa que atraviesa el mundo nos impide disfrutar de esa pasión particular por cada deporte. Aún así, nada nos priva de seguir soñando con la vuelta. Aunque la espera parezca interminable y se transforme en más dura de lo que alguna vez imaginamos.

El esfuerzo es enorme, saturador, agobiante. Los elementos deportivos, los balones, las casacas, ahí están, también con esa carga de ansiedad por el regreso.
Ya será el momento. Las buenas están por venir.

Comentar
- Publicidad -