Tras la confesión de los autores, la justicia define como “pasional y extorsivo” al crimen de Gutiérrez

El empresario y exsecretario de Cristina Fernández había desaparecido el jueves pasado. Uno de los asesinos había entablado una relación amorosa con él antes de secuestrarlo.

El empresario Fabían Gutiérrez, exsecretario de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue encontrado sin vida el sábado en una de las viviendas allanadas del barrio Aeropuerto Viejo en El Calafate tras la confesión de uno de los tres presuntos asesinos que se encuentran detenidos.

Según publicó el medio de Santa Cruz La opinión Austral, al momento del hallazgo Gutiérrez se encontraba atado con precintos, luego de haber sido golpeado por horas tras la exigencia de que entregara números de sus cuentas bancarias y plata en efectivo.

La causa a cargo del juez Carlos Narvarte estaría caratulada como crimen “pasional-extorsivo”. Según las declaraciones de los tres jóvenes de entre 19 y 21 años, el menor de ellos había entablado una relación amorosa con la víctima para ganarse su confianza y así poder extorsionarlo para obtener un rédito económico.

El exfuncionario del kirchnerismo fue maniatado durante horas y le pegaron incansablemente en una vivienda para que accediera a entregar plata en efectivo y números de cuenta. Más tarde, Facundo Zaeta, uno de los tres acusados, lo encerró en un baño y le cortó el cuello. Poco después lo habrían trasladado hasta una vivienda de Aeropuerto Viejo, un barrio residencial, ubicado a 20 cuadras del centro de la villa turística.

Gutiérrez había sido visto por última vez en la noche del jueves, en El Calafate, luego de que regresara de Buenos Aires en un vuelo de repatriados. Se encontraba cumpliendo con la cuarentena obligatoria dispuesta para quienes provienen de zonas con circulación de coronavirus. Según consigna el primer parte de la Policía de Santa Cruz, la denuncia fue realizada por la madre de la víctima quien había informado que “hacía un día que no tenía información de su hijo y solicita la búsqueda del mismo”.

El viernes, luego de hallar manchas de sangre en el interior de la camioneta y en la casa del empresario, la Policía de Santa Cruz inició un megaoperativo policial que terminó con tres detenidos.  Los investigadores encontraron el celular de Gutiérrez oculto debajo de un ladrillo, en una obra en construcción. El mismo día cerca de las 20, el jefe de la Policía de Santa Cruz y el ministro de Seguridad, Lisandro de la Torre, viajaron hasta El Calafate. El sábado, cerca de las 11 de la mañana, los jóvenes confesaron el crimen e inmediatamente los investigadores iniciaron las tareas de peritaje en la casa en la que habrían ocultado el cadáver.

En la investigación que se resolvió en tiempo record, se realizaron otros 4 allanamientos en los domicilios de la calle 25 de Mayo al 200, calle Ovidio Vergara al 1200, calle Fagnano y Av. 17 de Octubre 1300. Todos dieron resultados negativos. Además se secuestraron dos vehículos.

Gutiérrez, quien se había desempeñado como secretario de los Kirchner desde su adolescencia, había sido aceptado como testigo arrepentido en la denominada  “Causa de los Cuadernos” por la que estuvo detenido en octubre de 2018.

Gutiérrez había sido procesado por el juez federal Claudio Bonadio como supuesto coautor del delito de lavado de dinero en el marco de un expediente vinculado con la causa de las fotocopias de los cuadernos del chofer Oscar Centeno.

Comentar
- Publicidad -