Misterio e impunidad en un salvaje asesinato en la cárcel de Rawson

Misterio e impunidad en un salvaje asesinato en la cárcel de Rawson

Familiares de preso al que mataron de varios puntazos piden que se clarifique el crimen y aseguran que los responsables gozan de impunidad. Que la Justicia no hizo nada.

Trelew (Agencia) En la cárcel de Rawson mataron de varios puntazos a un preso oriundo de Buenos Aires y una hermana de la víctima asegura que los asesinos gozan de total impunidad. Que hasta le venían usando la ropa y las zapatillas y que nadie hace nada por clarificar el crimen.

Según Malena Carlos Rodolfo Claff (39) estaba purgando una condena a 7 años de prisión por robo y llevaba dos años en la Unidad 6 capitalina cuando lo asesinaron salvajemente. Ella afirma que su hermano murió desangrado porque no lo llevaron rápido al hospital y que en cambio en el informe que les dieron pusieron que había fallecido en el centro asistencial por un paro cardíaco.

El caso nunca trascendió hasta hoy. Ocurrió el pasado 17 de junio en el pabellón 13, los asesinos siguen alojados ahí y –según la hermana del fallecido– ni siquiera los imputaron o les tomaron declaración indagatoria. La Justicia Federal de Rawson, de acuerdo a lo que denuncia Malena, se enteró varias horas después y por su pareja, de manera informal. Nadie de la cárcel ni del hospital los anotició de lo que había ocurrido.

Ahora, ella, la mujer de Carlos Claff y los hijos quieren saber qué pasó efectivamente y por qué lo habrían dejado morir desangrado. El caso ya ha sido denunciado a Violencia Institucional en Buenos Aires.

“Nos dijeron que fue una pelea y que él perdió la vida en el hospital”, contó Malena y siguió al hablar ayer con este diario del caso de su hermano: “Después hablando con internos, indagando la situación, llegué a saber que no fue una pelea sino un atentado contra su vida. No sé si enviado por el Servicio (Penitenciario Federal). Lo que puedo asegurar es que mi hermano murió desangrado en el pabellón y que llegó muerto al hospital”, subrayó.

“Y ellos nos quieren hacer creer a nosotros, a la familia, que él murió en el hospital por un paro cardíaco”, acotó. “No, a raíz de las heridas que tenía, que eran varias porque yo, personalmente, lo revisé y ni siquiera le habían hecho la autopsia”, denunció.

“Lo que me contaron fue que cuando lo llevaron a la reja en una manta, para que lo saquen para sanidad (de la U6) o al hospital (Santa Teresita de Rawson), primero; lo testearon para ver en qué condiciones estaba y mi hermano se seguía desangrando tirado en una manta, esperando a que lo llevaron a un hospital y así murió. Perdió mucha sangre”, insistió.

Luego, consignó que “fueron varias personas las que atentaron contra su vida y responsabilizó al jefe de Seguridad Interna y al director de la cárcel que no tuvieron la precaución de sacarlo al hospital y después recién hacer la inspección en el lugar”.

Seguidamente recordó: “Esto fue el 17 de junio y a nosotros nos avisaron el 18 por la mañana y nos dijeron que había muerto en el hospital. Pero desde ahí (desde el hospital) no dieron parte al Juzgado Federal de Rawson, en donde se enteraron de casualidad por mi pareja, que estaba tramitando un habeas corpus y le dijeron que ellos no estaban al tanto de una muerte en el Servicio Penitenciario”, contó.

Comentar
- Publicidad -