Más de 45 pacientes renales crónicos se quedarían sin diálisis

Más de 45 pacientes renales crónicos se quedarían sin diálisis

El gerente comercial de la firma Diaverum, Carlos Mendieta, en diálogo con Crónica se refirió a la crítica situación que enfrenta la empresa actualmente y planteó que, hoy por hoy el contexto es crítico y la prestación para los pacientes de Comodoro corre riesgo. Mendieta indicó que, desde octubre del año pasado, el Ministerio de Salud de Chubut tiene un desfasaje considerable respecto a los valores que se pagan por los tratamientos de diálisis que necesitan los pacientes. “Sin el tratamiento, la gente entra en una angustia muy grande”, subrayó el gerente.

“Además de la deuda de la que se habla en la solicitada, que ya lleva diez meses de atraso, hay otro inconveniente que nos afecta actualmente. Nosotros hemos absorbido una deuda de bonos de Ticadep de la provincia, anterior al año 2018. Esa deuda es de 4.700.000 pesos. La deuda todavía está pendiente, pero además de eso, el Ministerio de Salud nos está adeudando desde junio del año pasado. El problema es entre el Ministerio y el Hospital Regional. Hay un problema burocrático. Nos están adeudando las órdenes de compras, y esto es algo muy importante y que hay que remarcar”, destacó Mendieta en primer término.

Más de 45 pacientes renales crónicos se quedarían sin diálisis

“Sin las órdenes no podemos facturar”

En este sentido, explicó que, las órdenes de compras son algo esencial para que Diaverum pueda facturar. En Comodoro Rivadavia, el responsable de los pacientes que deben afrontar un tratamiento de diálisis es el Hospital Regional. “El hospital nos adeuda las órdenes de compras. Sin esas órdenes, nosotros no podemos facturar la prestación que ya brindamos hace diez meses a los pacientes. Una vez que el hospital nos da la orden, recién ahí nosotros podemos ejecutar la facturación. En síntesis, la deuda es de diez meses de atraso. Entonces, nosotros estamos brindando la prestación a los pacientes del Ministerio de Salud y también a los de Incluir Salud, que también están bajo la órbita del Ministerio, hace diez meses y sin poder cobrar”, recalcó el gerente comercial de Diaverum.

“Estamos sumamente preocupados por esta situación. Los costos nos han aumentado de una manera desproporcionada. Corremos el riesgo de no poder pagarle el salario a nuestro personal, gente que, como se sabe, es personal de alto riesgo, que está en la trinchera permanentemente, que nunca dejó de trabajar, personas muy dedicadas a su tarea”, agregó el gerente comercial.

“El doctor Wasserman nos prometió que todo esto se iba a solucionar”

Mendieta se refirió además a lo que paga actualmente el Ministerio de Salud por el tratamiento de diálisis y comparó el valor con lo que paga la obra social del Estado provincial, SEROS. Además, volvió a remarcar que la prestación corre peligro y comentó que, desde hace tiempo el diálogo con el ministro de Salud y el director del Hospital Regional está cortado.

“El monto que actualmente paga el Ministerio de Salud por un tratamiento de diálisis es de 5217 pesos, un treinta y ocho por ciento por debajo de lo que paga la obra social SEROS, que paga 7200 pesos. Nosotros lo que estamos pidiendo es la recomposición de esos valores. El Ministerio y la obra social son nuestros principales clientes. Además, vuelvo a repetir que los costos se han disparado, los insumos que usamos son importados. Estamos hablando de valores muy retrasados. El tema del Covid-19 hizo que los costos se disparen de una manera geométrica”, subrayó el gerente comercial de Diaverum.

Además, Mendieta resaltó que la empresa se hace cargo del transporte de los pacientes: “los vamos a buscar a la casa. Hay gente que necesita hacerse diálisis tres veces por semana, el lugar en donde hacen el tratamiento es su segundo hogar. Estamos hablando de personas que están cinco horas dializándose. La situación que estamos enfrentando es desesperante”.

Diaverum es una empresa con amplia trayectoria en Argentina, que actualmente tiene treinta y dos centros de diálisis en Argentina. La firma no solo tiene presencia en América, sino también en otros continentes como Europa, Asia y África. Además, son los responsables del principal centro de trasplante renal, Nephrology ITAC, ubicado en Buenos Aires, en Capital Federal.

“La prestación corre peligro para la gente. Nos estamos quedando sin caja. El principal problema es poder pagarle el sueldo a nuestros empleados. Entonces, sí, definitivamente corre riesgo la prestación. Quiero que se entienda este tema de que el Ministerio de Salud es nuestro principal financiador. No hablamos de una obra social pequeña que tiene pocos pacientes. En este caso, nosotros tenemos entre cuarenta y cuarenta y cinco personas”.

Diálogo cortado

Por otro lado, el titular del área comercial de la empresa se refirió al diálogo con el ministro de Salud de la provincia y el director del Hospital Regional. “Desde hace bastante que no tengo comunicación con ellos. En algún momento hemos hablado. El año pasado yo tuve entrevistas con el ministro y comunicaciones telefónicas con el doctor Wasserman, que nos prometió que todo esto se iba a solucionar. Sin embargo, todavía no tenemos respuestas. Las órdenes de compras siguen atrasadas y nosotros sin cobrar”, planteó.

Finalmente, el entrevistado hizo una dura reflexión acerca de esta situación y fue contundente al afirmar que “sin el tratamiento, la gente entra en una angustia muy grande. Quiero que se sepa que nosotros estamos haciendo lo imposible para que los pacientes no estén angustiados y que tengan su tratamiento. Nosotros no podemos dejar de prestar este servicio, porque si no la gente puede morirse. No podemos seguir haciéndolo sin caja”, concluyó Mendieta.

Comentar
- Publicidad -