Nerviosismo en la comunidad por el endurecimiento de las medidas preventivas

Nerviosismo en la comunidad por el endurecimiento de las medidas preventivas

La comunidad en general se sorprendió ayer por los once nuevos casos confirmados de coronavirus en Comodoro Rivadavia y las decisiones adoptadas, tanto por el Comité de Crisis local como el de provincia, los que anunciaron el retorno a Fase 2 y varias restricciones a la “nueva normalidad” que se había conseguido gracias a la ausencia de casos positivos en la zona, una vez aislados y recuperadas las personas que regresaron de zonas declaradas de riesgo.

En diferentes ámbitos, tanto familiares como comerciales, la desazón y el nerviosismo volvió a tomar cuerpo entre quienes se mantienen atentos a las últimas informaciones respecto a la pandemia y, confirmadas las medidas restrictivas, la ansiedad volcó a una gran cantidad de vecinos a las calles en búsqueda de elementos básicos, previendo un endurecimiento aun mayor de la cuarentena.

Nerviosismo en la comunidad por el endurecimiento de las medidas preventivas

Nuevamente se observó el aprovisionamiento de elementos de limpieza como detergentes y lavandinas o la búsqueda de alcohol en gel, para retomar medidas de higiene tanto personales como de espacios o elementos utilizados cotidianamente, aunque también se realizó muchas compras de alimentos cotidianos como harinas, fideos y aceite, entre otros.

Seguramente esa situación volverá a repetirse hoy y mañana, ahora teniendo en cuenta el regreso a las salidas de acuerdo con los números de DNI pero, a su vez, además del aprovisionamiento hogareño, lo que también pudo notarse entre el común de la gente es el temor a la escalada de afectados por coronavirus y el malestar de muchos vecinos que volverán a perder libertades de circulación, lo que había permitido retomar actividades y realizar algunos trabajos particulares.

Al menos hasta el momento, si bien respetándose horarios determinados y jornadas laborales con turnos sin intervalos, la mayoría de los comercios que fueron habilitados hasta la semana pasada, continuarán atendiendo al público, aunque volverán a cerrar sus puertas, obligatoriamente, los bares, cafés, gimnasios o restaurantes, situación que golpeó fuertemente el ánimo y los bolsillos de los comerciantes.

Comentar
- Publicidad -