Una odisea para realizar una denuncia por acoso

Una odisea para realizar una denuncia por acoso

La madre de la joven que fue acosada verbalmente por un hombre en una librería en Palazzo señaló que si bien piensa que la Justicia no accionará contra el autor al menos debería tener una condena social por lo ocurrido. También reclamó que fueron maltratadas cuando fueron a hacer la denuncia.

El lunes por la tarde una joven de 18 años fue acosada por un hombre mayor y producto de lo sucedido tuvo que atravesar una odisea para radicar la denuncia del hecho. Su madre, Gabriela Robledo, en diálogo con Crónica decidió brindar detalles de lo ocurrido con la esperanza de que esta persona no vuelva a cometer este tipo de acciones.

“El lunes ella va a comprar a la librería y estaba este hombre haciendo la cola porque solo pueden entrar de a dos personas, tuvieron que esperar unos diez minutos entonces él empieza a charlar con ella diciéndole cómo estás, hace frío y después empezó a preguntarle si era del barrio y si vivía cerca, preguntas comunes que puede hacer cualquiera” expuso y continuó “pero luego cambió el tono de la conversación y empezó a hacerle preguntas desubicadas como por ejemplo si tenía novio, si tenía relaciones sexuales con él, si se cuidaban, ¿vos le ponés el globito o se lo pone él? le dijo y siguió preguntando ¿querés quedar embarazada?, si tomaba pastillas anticonceptivas y hasta qué le calentaba a la hora de tener relaciones”.

De esta forma, Robledo mencionó que al momento de ingresar al local comercial justo los dos tuvieron que hacerlo y el hombre “disimuladamente” continuó hostigándola, “mi hija totalmente nerviosa quería imprimir rápido sus cosas e irse y a él lo atendieron primero pero empezó a hacer tiempo y le decía esperame que te llevo a tu casa. Cuando se fue le contó enseguida a las chicas de la librería quienes accionaron y justo entró a comprar una chica policía y salieron a perseguirlo pero no pudieron encontrarlo” lamentó, al tiempo que narró que ya cuenta con toda la información del hombre por lo que decidió denunciarlo.

Una odisea

A la hora de radicar la denuncia fue toda una odisea tanto para la víctima como para su madre de manera que Robledo aseguró “fue todo un desafío hacer la denuncia, uno se queda con este trago amargo porque intento que mi hija aprenda a defenderse, aprenda que un hombre no puede decirle estas barbaridades y te encontrás con que existe un abuso más grande por parte de las instituciones”.

Así pasó a narrar que en la Subcomisaría de Palazzo le dijeron que no podían tomarle la denuncia y le indicaron dirigirse a la de Ciudadela donde esperaron unos 40 minutos al oficial que estaba haciendo un control en el Módulo Norte pero al llegar le indicaron que debía dirigirse a la Comisaría de la Mujer en Kilómetro 5, “en kilómetro 5 estuvimos desde las 11:30 a las 15 horas esperando para poder hacer la denuncia, solas porque no había nadie, no encontrás la contención que dicen que te brindan y quedamos con muchas dudas, no nos entregaron la copia de la denuncia, solo nos dieron el número y certificado de la misma y nos dijeron que en fiscalía la pidamos” planteó la mujer quien comentó “fuimos maltratadas desde un primer momento, estuvieron siempre a la defensiva, incluso me dijeron que si al fiscal le interesa la causa puede que la tome si no la archiva, esperábamos otra cosa”.

Finalmente, Robledo puntualizó “mi hija ayer (por el martes) estaba con dolor de cabeza, vomitaba, quizás hay algo que no contó, tiene asco, impotencia me dijo que no sabía para qué estuvimos toda la mañana perdiendo el tiempo. Yo sé que no va a ir preso pero que tenga una condena social. Esperamos que más chicas se animen a denunciarlo, que alcen la voz y no se sientan solas, que pidan ayuda”.

Comentar
- Publicidad -