Restaurantes, bares y cafeterías volvieron a abrir sus puertas

Con mucha expectativa reabrieron los locales gastronómicos en esta ciudad

Restaurantes, cafeterías y bares reabrieron ayer sus puertas bajo un nuevo protocolo a partir de la pandemia y los trabajadores del rubro se muestran esperanzados por el retorno de la actividad.

Luego de un acuerdo entre la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y el Municipio, y bajo estricto protocolo sanitario, ayer desde tempranas horas restaurantes, cafeterías y bares comenzaron a abrir sus puertas al público sin regir en los mismos la disposición de circulación por terminación de DNI, sin ser obligatoria la reserva previa y con un horario extendido hasta las 00 horas.

Con mucha expectativa reabrieron los locales gastronómicos en esta ciudad

En este marco, poco a poco la comunidad comenzó a volcarse en los espacios para disfrutar de un desayuno, una merienda o una cena con aquellos seres queridos con quienes en algunos casos durante la cuarentena no pudieron compartir un momento y en otros casos para distenderse en el marco de la cuarentena.

Al respecto, Marcelo Cámara, propietario de Del Viento, explicó que “volvimos con muchos deberes para hacer pero muy conformes y esperanzados, tranquilos y con muchas ganas de que salga todo bien, de no fallar con la gente, con la confianza que nos dio el Municipio que es el que nos autorizó a abrir, esperando que todo salga bien” y apuntó que “la gente respeta las nuevas reglas, entran y se limpian los pies, se colocan alcohol en gel en las manos, y en el interior se respeta el distanciamiento entre mesas por eso esperamos que empiece a normalizarse, hay que perder el miedo al virus pero no el respeto”.

Te puede interesar
Hasta el miércoles no habrá cambios en las restricciones
Con mucha expectativa reabrieron los locales gastronómicos en esta ciudad
Marcelo Cámara, propietario de Del Viento.

Asimismo, narró que en su caso solamente tuvieron los locales cerrados entre 5 o 6 días y después abrieron con servicio de delivery y take away, además en el medio sufrieron el cierre de una sucursal cuyo 95 por ciento era venta de cafetería, por lo que esperan no cerrar ninguno más aunque el futuro aún es incierto.

“Esto es lo que más esperábamos, que la gente pueda venir a compartir un café y charlas, era muy necesario también para nosotros porque la estructura de costos es muy alta y grande, habíamos pasado ciertos límites de supervivencia de la empresa. Esto no significa que vamos a trabajar bien pero vamos a ver cómo reacciona la gente. La economía regional es muy dura” expuso Cámara.

“La gente está deseosa de salir”

Por su parte, Adrián Mariño, propietario de Cayo Coco, mencionó que “por suerte nos permitieron después de tanto tiempo tener la posibilidad de abrir, de acondicionar los locales, todo con la disposición protocolar establecida. Tenemos preparado todo para cumplir con el distanciamiento social, higiene, atención con máscara, barbijos y guantes pero el tema es la reacción de la gente, el pánico; que no haya psicosis de que venir a un restaurant sea signo de contagio. La gastronomía no es el cuco de la infección, no significa que se va a propagar acá porque vamos a tomar todas las medidas para que la gente este cómoda y esperamos que el Municipio siga haciendo las cosas bien para que no ingrese el virus”.

Te puede interesar
Hasta el miércoles no habrá cambios en las restricciones

De igual manera, planteó que recibieron mucho apoyo de los clientes y personal y que si bien se conoce la situación económica actual de estatales y la sociedad en general se espera que pronto se pueda volver a la normalidad; “la gente está deseosa de salir y nosotros tenemos que tener la responsabilidad de brindarle la seguridad siguiendo el protocolo y también el sentido común, pero sabemos que sin plata no pueden salir, por eso necesitamos que se retorne a la normalidad e intentar además que en Comodoro no haya más casos”.

Finalmente, Mariño remarcó que “estamos todos los colegas de pymes golpeados en el mundo, esto es inusual y no es momento para echar culpas, es momento de generar ideas, ser creativos y ver de reabrir con seguridad; el mundo está marcando un cambio hasta que salga la vacuna y vuelva a la normalidad, pero estamos fundidos y nos tenemos que levantar”.

Comentar
- Publicidad -