Amplio operativo por un “explosivo” que resultó ser una broma

Tensión y amplio operativo en Km. 8 por hallazgo de un “paquete explosivo”

Sobre las 19 de ayer se produjo un incidente que provocó tensión en la jurisdicción de zona norte y movilizó efectivos policiales de la Seccional de Km. 8 y de personal especializado de la Brigada de Explosivos, luego de que se disparara el alerta tras la denuncia de un inusual hallazgo circunstancial sobre Ruta 1, pasando el puente, hacia Caleta Córdova.

De acuerdo con las primeras informaciones, un vecino que transitaba en bicicleta por el sector divisó un extraño bulto a la vera de la calzada, lo que llamó su atención y provocó su acercamiento para observar el extraño “bulto colorado” que se apreciaba en cercanías de unos arbustos.

Tensión y amplio operativo en Km. 8 por hallazgo de un “paquete explosivo”

Mayúscula fue la sorpresa del vecino al observar cuatro tubos que a simple vista y sin entender mucho sobre lo que representaba, dejaba entender que se trataba de un supuesto explosivo, debido a las inscripciones de TNT que se observaban en al menos uno de los cilindros y a las mechas que sobresalían del paquete, por lo que inmediatamente se dirigió a la seccional de Km. 8 para denunciar el hallazgo.

Tensión y amplio operativo en Km. 8 por hallazgo de un “paquete explosivo”

Inmediatamente el personal policial activó el protocolo de emergencia ante la posibilidad de que el paquete denunciado se tratara de un artefacto explosivo, por lo que se envió una patrulla para confirmar de qué se trataba y al establecer las condiciones del paquete, se cortó el tránsito por Ruta 1 y se convocó al personal especializado de División Explosivos de Comodoro Rivadavia, perteneciente a la Unidad Regional, División Canes.

De acuerdo con lo informado, el “peligroso paquete” estaba construido con cuatro 4 tubos PVC de aproximadamente 30 cm de diámetro, empalmados, pintados de color rojo y unidos todos con cinta adhesiva de color negro de dónde salían cuatro cables de color rojo de alrededor de tres centímetros.

La tensa situación derivó también, dentro del protocolo por explosivos, en la delimitación de una “zona segura” de alrededor de 50 metros a la redonda, donde se instaló a trabajar, con todos los recaudos necesarios, el personal de explosivos, confirmando que se trataba de un paquete con cuatro tubos de PVC, con mechas sobresalientes y, en su interior, conteniendo pilas y un pulsador tipo detonador.

El trabajo se hizo minucioso ante la posibilidad de una deflagración aunque, luego de las meticulosas maniobras de inspección ante la posibilidad de que se tratara de un explosivo activo, se comprobó que la “bomba casera” no se encontraba en condiciones de detonar.

Tras la finalización de tareas, la investigación continuará su curso con la participación del juzgado federal de esta ciudad.

Comentar
- Publicidad -