Coronavirus en la Argentina: ¿Se acerca el pico? Crecen los casos y hay consenso en que no descenderán

Más de setecientos nuevos casos de coronavirus en el país

Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, anticipa que si la velocidad que tomó el aumento de casos de Covid-19 se mantiene en los próximos días, la ciudad estará empezando a subir la pendiente de una curva que podría demorar hasta 10 semanas en completar su descenso. Esto, dijo, se confirmará o no en los próximos días.

Ayer, en la Capital se conocieron 375 nuevos positivos; los días previos, entre 400 y 494. El infectólogo Eduardo López, integrante del comité asesor nacional, estimó que “el número seguirá entre 500 y 800” por día.

Para Carlos Luna, de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, los casos seguirán en aumento en todo el país, y recordó que, por ejemplo, la curva de la influenza, en forma de campana, suele durar entre 8 y 12 semanas.

“Hay una curva por delante”, afirma Quirós, en función de los registros recientes. Aunque no descarta que el crecimiento de los diagnósticos pueda deberse a un cambio en la forma en que se están identificando los casos sospechosos y sus contactos.

En las últimas semanas, con el plan Detectar, del Ministerio de Salud de la Nación, el trabajo se concentró en los barrios vulnerables y otros grupos de alto riesgo con un virus pandémico, altamente transmisible, circulando en la comunidad. La búsqueda es casa por casa, los síntomas se buscan con menos rigidez y los testeos son más amplios para detectar casos asintomáticos o con síntomas leves que pudieron pasar inadvertidos.

“Necesitamos sostener una semana más este método de búsqueda activa para poder medir con precisión el tiempo de duplicación de casos de la ciudad y comprender, así, cuánto del aumento tiene que ver con una mayor búsqueda activa más sensible y cuánto con la evolución propia de la curva de casos”, indica Quirós .

Te puede interesar
Rusia distribuyó el primer lote de su vacuna contra el coronavirus

“Aparentemente estamos en la base de la montaña, estamos empezando a subir la ladera -había explicado al canal TN más temprano, con la analogía que más utiliza de la curva epidémica-. Lo podremos confirmar en los próximos cinco o seis días”.

Las dudas surgen porque, como se vio en los países que ya completaron el descenso de sus curvas epidémicas, en ambas pendientes hay un punto en el que se acelera la aparición de casos.

El que por estas horas analizan las autoridades sanitarias porteñas es el del arranque de la pendiente ascendente. Por eso, también, mantendrán dos o tres semanas más la búsqueda activa de casos. “Tenemos más casos ahora, pero también estamos confirmando casos que antes no se confirmaban”, sostiene Quirós.

Lo que más está impactando en esas cifras son los contagios en los barrios populares, con algunos casos en el resto de la ciudad. “Si se testea mucho, rápido, de forma intensa y se puede aislar a los enfermos, se podrá estabilizar”, dice López, que es el jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Y agrega: “La clave es que el plan Detectar se implemente a pleno. En otros barrios de la ciudad, el número de casos es menor y hay algunas comunas sin casos. El número seguirá entre 500 y 800. Hay que estar muy atentos a cómo vienen los casos en el conurbano bonaerense”.

Para Luna, coordinador de la Sección de Infecciones Respiratorias y expresidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, las cifras de Covid-19 en el país van a seguir subiendo en las próximas semanas. “No vamos a tener números como Chile o Brasil -opina-, pero necesariamente va a ocurrir. Si es así, tendremos que seguir cuidándonos hasta que empiece a ceder”.

Te puede interesar
Argentina superó los 600.000 casos de coronavirus

Los brotes estacionales de las infecciones respiratorias, como la bronquiolitis o la gripe, suelen durar varias semanas entre que empiezan los contagios, se llenan las guardias, crece la ocupación de camas con pacientes más o menos críticos y disminuyen los casos. Para la influenza, que Luna pone como ejemplo, eso sucede entre mayo y octubre, con una curva en forma de campana que suele durar entre 8 y 12 semanas.

“En este caso, con el nuevo coronavirus, nadie es inmune. Cada persona infectada puede contagiar a otras dos o tres sin medidas de prevención y esto es lo que se traduce en la expansión de la infección”, explica el especialista, que es profesor titular consulto de Medicina, orientación Neumonología, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

A la vez, destaca la aplicación de medidas que no son habituales con la aparición de los contagios estacionales de las infecciones respiratorias, como la cuarentena, el uso del barbijo, el distanciamiento social y el lavado de manos o el uso del alcohol en gel.

“Estamos aprendiendo mucho sobre este nuevo virus y con los datos que se difunden se nota que el problema es mayor en algunos segmentos de la población. Es imposible que eso no se transfiera a la comunidad.

Pareciera ser que una vez que está bajo control, las curvas epidémicas de toda la región nos dicen que estamos lejos de eso -agrega Luna-. Esta pandemia tuvo cuatro momentos: en China, luego en Europa, en Estados Unidos y Reino Unido, y ahora, en América Latina. Tuvimos la suerte de poder ver lo que pasaba y todavía no llegamos a ese pico”.

Comentar
- Publicidad -