Pequeño y tranquilo: cómo se vive en el único barrio porteño al que no llegó el coronavirus

Pequeño y tranquilo: cómo se vive en el único barrio porteño al que no llegó el coronavirus

Pequeño, cinematográfico, tranquilo y con uno de los mayores índices de espacios verdes en la ciudad de Buenos Aires, Versalles sumó, durante la pandemia, una estrella más a su palmarés: ser el único de los 48 barrios porteños sin tener casos de coronavirus Covid-19, cuando pasaron 71 días desde el primer positivo.

“Nos enteramos por televisión que no teníamos casos. Creo que se debe a que somos muy cuidadosos y respetuosos. La gente pasea sus mascotas con el collar, la correa y manteniendo las distancias. En los supermercados nos portamos bien y en las hermosas plazas que tenemos la gente no se amontona. Somos un barrio ejemplar en el que nos cuidamos mucho y cuidamos al prójimo”, dijo  Silvana, una vecina de 58 años que tiene un kiosco en frente del Paseo Versalles.

Mientras cruzaba a la plaza, para pasear a su perro Fredy y a su gato Michel, habló sobre la flexibilización que rige desde esta semana: “Lo que se ve más es gente de acá que se va a trabajar, más que gente que está viniendo acá. El temor, que no llega a ser paranoia, es de los que viven acá y tienen que ir por trabajo a zonas donde sí hay muchos casos”.

El barrio, que tiene poco más de 10 mil habitantes, está considerado zona residencial y no permite la construcción de edificaciones de más de tres pisos. Debe su nombre a don José Guerrico, que había visitado el palacio francés de Versailles en los días previos a la inauguración de la estación de trenes que uniría Once con el nuevo barrio. Hasta ese momento, formaba parte de los terrenos conocidos como Monte Castro.

Te puede interesar
España homenajeará a las víctimas del coronavirus el 16 de julio

“Es un barrio súper tranquilo, a pesar de estar cerca de la General Paz. La policía se ve. Yo saco a pasear el perro tarde y siempre están. No tengo idea de por qué no tenemos casos. Debe ser porque somos un lugar especial, con otro microclima”, dijo risueña a  Marina, una vecina de 52 años que reconoció que incumple “un poquito” la cuarentena: “Se cumple la cuarentena, un poco menos porque los perros tienen sus necesidades y a ellos no les puedo decir que no”.

Las calles de Versalles quizás también sean de las más vistas en el cine argentino en los últimos 35 años: allí se rodó la icónica película argentina “Esperando la carroza”.
Carla Penetta tiene 31 años y también es vecina de Versalles.

Al cruzar por la plaza, charló  y dijo: “Creo que se están tomando las medidas necesarias y, gracias a Dios, no se está viendo movimiento acá. Acá cerca está el centro comercial y se ve que lo respetan bastante. Versalles es un barrio súper tranquilo, y se puede disfrutar en familia de las plazas y los espacios públicos. Creo que la cuarentena se está respetando bien porque antes las plazas las veías llenas y ahora no hay casi nadie. Están totalmente vacías”.

Una de las frentistas del principal espacio verde del lugar, que también tiene entre sus características ser uno de los más silenciosos de la ciudad, dijo: “Me enteré porque participo de un centro cultural barrial y ahí mandaron la noticia en un grupo de WhatsApp. Nunca supe la fuente, pero me había parecido algo bueno”.

Te puede interesar
Cerca de 150 pacientes mejoraron con aplicación de plasma de recuperados de Covid-19

La mujer, llamada Silvina Pérez, de 39 años, analizó el fenómeno de la falta de casos en el barrio: “Mi teoría es que se debe a que es un barrio mayormente de personas de edad avanzada con casas bajas, poca densidad de habitantes. Al ser una población que integran grupos de riesgo, me parece que lo respetan más. La plaza está desierta, por suerte. Veo que se respeta mucho y eso me hace sentir tranquila. Durante toda la cuarentena el barrio fue así”.

“Yo viví en provincia y tengo familiares que viven en otros barrios de capital, pero este es tranquilo y pacífico. Es un lugar que tiene muchas plazas y árboles. Es uno de los que tiene más verde”, dijo la mujer antes de ingresar a su domicilio, luego de haber hecho las compras.

Comentar
- Publicidad -