A 37 años del retiro de Víctor Doria como jugador

Si hay un comodorense de trayectoria en el futbol, sin dudas que Víctor Hugo Doria es uno de ellos. Jugador de la Selección de Comodoro, la Sub- 20 Argentina, campeón invicto con San Lorenzo, también siendo parte del elenco apodado “Los Matadores”, y de larga trayectoria en el Real Sporting Gijón de España. Entrenador emblemático de clubes como Deportivo Portugués, Petroquímica, Huracán, CAI, Tiro Federal y Defensa y Justicia; que tuvo su partido despedida como defensor un 14 de mayo como hoy, pero de 1983. El homenaje de Crónica para un pionero.

El 14 de mayo, un día como hoy pero de 1983 y ante un clima que para nadie sería el ideal, se retiraba Víctor Doria como jugador. El comodorense que jugaba en el “potrero”, asociado al Club General Saavedra, previamente en San Carlos del futbol barrial.

Víctor cerró su etapa como entrenador en las divisiones formativas de Defensa y Justicia.

Defensor central. Supo representar a la selección de Comodoro y pudo consagrarse en el futbol grande del país con San Lorenzo. El Real Sporting Gijón de España, lo vio desempeñarse por diez temporadas y llevó a codearse entre los más grandes de su país y Europa.

“Estar diez años en el mismo Club, y que preparen un partido de despedida en un lugar donde no dejaba de ser extranjero es algo maravilloso. Fue un momento muy especial y muy lindo con tanto cariño y con tantos regalos ese día. Regalos que no tenían que ver mucho con el futbol, pero que venían de corazón. Los muchachos que fueron al partido también fue importante y estoy muy agradecido. Estuvieron muchos que jugaron en el Gijón, también muchas caras conocidas como D’Alessandro (Jorge), Valdano (Jorge Alberto Francisco), Maradona (Diego Armando) que no jugó por la lesión, pero fue y nos pudimos sacar una foto” contó Doria.

Ese 14 de mayo “estuvo muy emocionante” recuerda. “Fue un día que llovió mucho, si había agua en el cielo cayó ese día” bromea el nacido un 20 de junio de 1948. “Cerca de 12 mil personas, creí que no iba a ir nadie, porque fue un día que llovió desde la mañana y por ahí un poco fuerte, que no era normal, y muchos llegaron para la despedida”.

La vuelta a la ciudad

De joven Doria había migrado de Comodoro para cumplir su sueño de jugador, estando en San Lorenzo donde ganó el Torneo Metropolitano de 1968, y el del ‘72 año que además salió invicto del Torneo Nacional, logró que por primera vez conseguía un elenco apodado “Los Matadores”, luego de estar en España regresó por asuntos familiares.

Victor Hugo Doria jugó 10 temporadas en el Real Sporting Gijón.

“Mi vida ya la tenía hecha en Gijón. El Club me ofrecía empleo como entrenador y saltó lo de mi papá y volví a Comodoro. Yo charlaba mucho con la familia, le preguntaba a mi madre por papá porque, ya no se ponía al teléfono. Como en junio vuelvo a Comodoro me encuentro con toda una situación muy dura. A mi papá le había dado un ACV (accidente cerebro vascular). Estaba en silla de ruedas, mi padre era como del porte mío y mi mamá es chiquita, así que se complicaba para atenderlo sola, había que cuidarlo y no era fácil. Toda la casa estaba dada vuelta”.

“Así que volví a España, ya que supuestamente me iba por unas semanas nomás, y le dije Adela (esposa), me tengo que ir y ayudar allá, aceptó y nos volvimos. Fue un golpazo porque los chicos ya estaban acostumbrados a la vida de España. El doctor nos había dicho que podía ser un año o dos máximo el tema de papá, y el presidente del Club me dijo: Víctor cuando termines esto me avisás, pegás la vuelta y tenés tu puesto acá. Me fui y siete años vivió papá. Gracias a la comida y al corazón que tenía, pero él no respondía nada, estaba en posición como un enyesado sentado, y yo varias veces pensé que lo partía por como estaba su cuerpo. Estuvimos. Hicimos lo que había que hacer como hijo” recordó quien además fue jugador de General Saavedra en los comienzos.

Afiche del histórico partido homenaje que el Gijón, le organizó en el Estadio de El Molinón.

Su etapa como entrenador

En el ‘84 Doria asume como entrenador de Deportivo Portugués. “Me ofrecieron yo estaba con tiempo. Tenía 35 años, no me olvido que los chicos me decían ¿por qué no jugás, si corrés más que los pibes? (risas). Arrancamos ese año la etapa de entrenador de futbol y hacía año y medio que colgué los botines, por así decirlo”.

Deportivo Portugués, la Escuela de Futbol en la Comisión de Actividades Infantiles, y en paralelo Petroquímica fueron sus comienzos. Con el “lusitano” ascendió a Primera “A”, además tuvo “unos años espectaculares con Petroquímica. Casi ascendimos del Regional con pura gente del “pago”, como el “Monito” Pérez, Augustaci, entre varios. Fueron tres años que borramos a todos. En lo local éramos “el equipo”. Después éramos el Club que hacíamos más fuerza en los Regionales” explicó.

Gran campaña la que vivió en Tiro Federal. Estuvo en la CAI dirigiendo en el Nacional B. Después en Huracán, que sería su último club comodorense en dirigir. “Estábamos en el Argentino “B” cuando renuncié, habíamos quedado segundos, clasificamos a la otra ronda, pero Huracán tenía más problemas adentro que afuera. La política no es lo mío, avisé que era el último partido una fecha antes de terminar la ronda. Dejo Huracán y en menos de un mes me llama José Lemme el presidente de Defensa y Justicia. ¿Puede venir mañana o pasado así charlamos? me dijo. Firmé por 3 años y después 4 como coordinador general de todas las divisiones inferiores. Al principio no importó tener una hora y media de viaje de ida y otra de vuelta, pero con el tiempo sufrí el desgaste y cuando se cumplió ya no renové, no sé si será porque uno se vuelve viejo o porque ya quiere otra cosa”.

Comentar
- Publicidad -