Próspero Palazzo no le puso pausa a la ilusión

Una panorámica de la cancha de Próspero Palazzo está casi lista para su utilización.

El Club Próspero Palazzo esbozó como objetivo esencial para ese 2020 inaugurar su cancha de césped sintético. Se trata de una obra que comenzó el año pasado y que para que todo quede de acuerdo a lo imaginado, los tiempos se fueron postergando. “Estamos casi en un 95 por ciento de la terminación de la cancha. Estamos completando también otros anexos”, señaló Hugo Molina, presidente de la entidad “rojinegra”.
Tiempos de mucha quietud en el mundo. Por una razón de salud, todo debió aquietarse. Muchos debieron postergar organizaciones de todo tipo y en ese contexto, los clubes también pararon con las obras que tenían previstas en este primer semestre del controvertido 2020.

A mediados del año pasado, Próspero Palazzo recibió la muy buena noticia que sería uno de los destinatarios de las alfombras sintéticas para acondicionar su campo deportivo a estos tiempos. Desde ese momento, la familia del Aguilucho se ecolumnó atrás de ese propósito.

Todo se iba dando con los márgenes esperados, incluso se analizó no acelerar cortes de cintas antes de finalizar 2019 y acondicionar el entorno del campo de juego.
Ya en este año, los tiempos se fueron acelerando para tratar de jugar de local en sus dominios, pero apareció el COVID-19 y se reacomodaron nuevamente las etapas.

“Esta semana retomaron los trabajos la gente de la municipalidad. Fernando Villegas es el encargado de supervisar los trabajos a través del Ente Comodoro Deportes, coordinando todas actividades para poder finalizar los trabajos pendientes”, comentó Hugo Molina, presidente del Aguilucho.

Te puede interesar
Falleció con covid una joven de 30 años que estaba internada

Para continuar con las tareas hubo que completar requisitos referidos a los protocolos laborales. “Sí, hubo demoras en la vuelta por esa situación, como conseguir todos los permisos necesarios para hacer todo bajo la normativa que se requiere en estos casos”.

En cuanto a lo que corresponde en el campo de juego, “faltaba completar una mitad de cancha respecto a la arena y hacer la distribución de todo el caucho que lleva la alfombra.

Era lo pendiente y se avanzó muchísimo con eso. Ahora, en estos momentos estamos en un 95 por ciento de toda esa tarea”.

De igual forma, se llevan a cabo tareas específicamente ligadas a la infraestructura. “Estamos con todo el tema de pintura, ordenamiento y limpieza general, posicionar los arcos, marcar las zonas de ingreso y egreso. Son tareas más de detalles pero que hacen a un todo. Tenemos mucha ansiedad, lo reconozco”.

Independientemente de las postergaciones que se fueron presentando, para Hugo Molina, fueron necesarias para que todo quede mucho mejor. “Sí, porque de alguna manera no nos corrió el tiempo. Quiero agradecer la muy buena predisposición de las autoridades municipales que siempre nos dan un respaldo. Y por supuesto de los empleados que llevan a cabo el trabajo. Es todo de un valor muy grande”.

En estos momentos se están colocando bolsones en toda su superficie.

“Estamos trabajando para el regreso del fútbol”

Siempre respetando el ordenamiento social que se requiere en estos momentos por el COVID-19, el club Próspero Palazzo se dedica a avanzar en todo lo concerniente al campo de juego.

Son muchos años de espera. De pasar un rodillo para que las piedras queden apisonadas a la tierra. Varias temporadas de notar como un remolino cargado de polvo se llevaba la pelota contra el alambrado.

Te puede interesar
El miércoles y jueves el Plan Detectar estará en Rada Tilly

Por eso, el Aguilucho trata de manejar una ansiedad que es indisimulable.

_ “Antes de la pandemia, en el club había mucha expectativa por la inauguración de la cancha. Todo lo que pasó después, nos apagó un poco. Pero nos fuimos recuperando y esa postergación no hizo otra cosa que agrandar la ansiedad que tenemos todos, dirigentes, hinchas, jugadores, la familia de Palazzo en general”.

_ “Nosotros ya estamos trabajando en la vuelta, aunque se decida que no haya actividad. En el caso que la competencia se postergue mucho, nosotros seguiremos con la misma intensidad con la cancha. En la medida que nos habiliten, vamos a trabajar en el club, la idea es hacer una Escuela Deportiva q permita retomar gradualmente la actividad incluido el verano”.

_ “Nuestros jugadores de todas las categorías están en movimiento. En sus casas, patios, individualmente a través de las rutinas que envían nuestros profes. Obvio que no es lo mismo, pero se valora el esfuerzo de los que lo hacen con mucha responsabilidad”.

_ Ya avanzamos con un protocolo para el movimiento interno de nuestro club. También lo elevamos a Comodoro Deportes y se lo comunicamos a la Liga de Futbol. Lo peor que podemos hacer los clubes, es quedarnos quietos y que la pandemia nos adormezca. Hay que seguir muy activos, en la medida que se permita.

Comentar
- Publicidad -