Holanda consulta a los ciudadanos cómo quiere salir del confinamiento

Las autoridades holandesas llevan a cabo una encuesta social y preguntan a la población qué estrategia considera correcta contra el coronavirus con vistas a iniciar la desescalada, dándoles a elegir entre varios escenarios, con sus diferentes consecuencias inmediatas y sus ventajas e inconvenientes.

El Gobierno holandés está pensando en cómo empezar a relajar las medidas aplicadas por esta pandemia, dentro de lo que califica como “confinamiento inteligente”, menos estricto que en España o Italia, porque se ha permitido salir a la calle a pasear y a correr manteniendo la distancia de seguridad y prohibiendo las aglomeraciones de personas.

Para ayudar al primer ministro, Mark Rutte, a tomar la decisión final, investigadores de la Universidad Técnica de Delft, junto al Instituto de Salud Pública (RIVM) y los ministerios de Sanidad y de Finanzas, han puesto en marcha una encuesta online para que los ciudadanos puedan expresar su preferencia sobre la estrategia de desescalada.

Uno de los investigadores, Anatol Itten, explicó que el Ejecutivo podrá usar este estudio para “sustentar y comunicar sus decisiones en la próxima fase de relajación de las medidas contra el coronavirus”, porque el resultado “no solo muestra las preferencias de los holandeses, sino también las motivaciones” que los llevan a apostar por esa elección, y no por otra.

Los ciudadanos que participen en la encuesta tienen escenarios diferentes para elegir (qué medidas podrían ser eliminadas y cómo, a qué ritmo y de qué manera) y podrán ver de inmediato cuáles serían las consecuencias prácticas -ventajas e inconvenientes- de su elección.

En la introducción de la encuesta, se subraya que “el Gobierno quisiera que un gran grupo de holandeses le asesorara sobre la conveniencia de estas opciones flexibles” porque, aunque basa su decisión “en estudios de expertos, tiene en cuenta la opinión de la sociedad”.

Te puede interesar
Con los tests rápidos se puede identificar más cantidad de casos positivos

Si se opta, por ejemplo, por relajar la prohibición de visitas a residencias de ancianos, el efecto positivo será que las personas mayores verán a un familiar sano, reduciendo las secuelas psicológicas y la soledad, pero habrá una mayor presión laboral para los empleados que tendrán que supervisar la visita, cuidar a los ancianos si se contagian y, por ende, podrían hacer frente a más muertes entre ancianos de avanzada edad.

Reabrir restaurantes y lugares de ocio, siempre que se garantice la distancia de 1,5 metros y que los empleados considerados grupos de riesgo trabajen desde casa, aumentará la cantidad de contagios y muertes por la Covid-19, lo que supondrá un 15% de presión adicional para el sistema sanitario holandés.

Pero esta posibilidad tiene también efectos positivos, como la recuperación parcial de la economía, disminuyendo la cantidad de empresas que quiebran y de personas que pierden sus empleos, y habrá una reducción de la ansiedad entre los ciudadanos, entre los que temen perder su trabajo o negocio, y entre quienes podrán salir a un museo, un restaurante o al cine.

Además, la encuesta pregunta por la convencionalidad de renunciar a la distancia de 1,5 metros entre los más jóvenes o los familiares cercanos, la necesidad de permitir la reapertura de establecimientos que requieran el contacto, como las peluquerías, y de levantar las restricciones solo en algunas provincias del Norte, donde los contagios están bajo control.

Te puede interesar
En la primera semana del plan Detectar se registraron 500 casos positivos de covid

La decisión final que tome el Gobierno holandés “podrá ser más matizada y personalizada” con este estudio, dicen los investigadores, que subrayan que el Ejecutivo “está interesado en los resultados porque, a través de la medición de preferencias, también podemos obtener más información sobre el probable cumplimiento de las futuras regulaciones” que se apliquen.

“Muchos ciudadanos valoran que se les involucre en las elecciones y los compromisos entre posibles alternativas de decisiones gubernamentales importantes. Perciben la participación como sentarse en un Consejo de Ministros”, asegura Itten.

En tal sentido, agrega que “muchos encuestados dicen que tenían ganas de conocer los impactos positivos y negativos de las diferentes medidas de desescalada, pero que les alivia no tener la responsabilidad de tomar la decisión final”.

La encuesta está diseñada para atraer muchas voces diversas y matizadas, y los investigadores creen que el resultado ayudará a “equilibrar los debates políticos, a menudo caóticos, dominados por el griterío y las afirmaciones extremas”.

El proyecto no lleva ni un día en marcha y la página de la encuesta está “saturada de respuestas”. Durante su primera hora, “más de 25.000 personas trataron de hacer la encuesta, algo que, por supuesto, el servidor no aguantó”, dice Itten, lo que obligó a desconectar el sistema para ampliar la capacidad del servidor.

Está previsto que el 7 de mayo se comuniquen al Gobierno los resultados más importantes, aunque el informe final, que incluirá un análisis, se entregará dos semanas más tarde.

Comentar
- Publicidad -