Pabellones de la Alcaidía en huelga de hambre y con intenciones de endurecer medidas en caso de no ser escuchados

“Hicimos una presentación colectiva de Habeas Corpus ante la jueza de ejecución Mónica García, mantuvimos la semana pasada una videoconferencia y rechazó todos nuestros pedidos e incluso amenazó que si trascendía públicamente nos mandaría a reprimir, por eso queremos hacer un pedido público a todos nuestros abogados defensores para que bajen y se preocupen por nosotros, acá hay un abandono sistemático de personas y alguien tiene que hacerse responsable”.

De esta manera y en forma locuaz y verborrágica, internos de la Alcaidía Policial se comunicaron a la redacción de este medio para, una vez más, hacer públicos sus reclamos de una atención más humanitaria y acorde a los tiempos de pandemias que corren y rigen para todos los ciudadanos.

“Acá, aparte de la falta de higiene total, hay un destrato por parte de los policías y celadores que deben velar por nosotros, se meten en los pabellones cada vez que llegan a tomar su turno, ellos vienen de andar por las calles o estar con sus familias, ingresan sin guantes y sin barbijos, nos pueden contagiar a todos, eso es maltrato inhumano”.

“No queremos llegar a medidas extremas como hicieron los chicos del pabellón 3 que salieron a quemar colchones”

Quienes llevan la voz cantante en el reclamo son los internos del pabellón 5 que gozaban de salidas transitorias que fueron directamente canceladas con el comienzo mismo de la cuarentena.

“Nuestro reclamo es pacífico y lógico, no queremos tomar medidas extremas, no nos conviene ya que muchos salimos en libertad en 3, 5 o 6 meses, pero por ejemplo los chicos del pabellón 3 se vieron en la necesidad de quemar colchones para llamar la atención y que los escuchen, y qué pasó con ellos después, los cagaron a palos y los mandaron al pabellón 1 sin colchones y casi desnudos, sabemos que cometimos errores y buscamos la oportunidad de rehabilitarnos nuevamente en la sociedad, pero es muy injusto lo que nos están haciendo” señalan y ponen otros ejemplos como “Hay un policía que anduvo a los tiros con sus vecinos y le encontraron un arsenal de armas en su casa, a él le dieron arresto domiciliario, y lo mismo pasa con otro policía acusado de una violación, sigue trabajando, acá no se mide con la misma vara, incluso presos con causas por abusos sexuales tienen mucho más beneficios que nosotros, los presos comunes”.

Reclaman, entre otras cosas, algunos de las decenas de personas privadas de su libertad alojadas en los pabellones 2, 8, 5 (salidas transitorias) y que dicen estar en contacto permanente con otros internos detenidos en las Comisarías Séptima, Tercera, Cuarta y Segunda y también con sus pares de la capital provincial en Rawson.

Audio de los internos:

Comentar
- Publicidad -