Defensores del Moure sueña con su cancha propia

Defensores del Moure tiene su predio y sueña con su campo de juego.

El temporal que azotó a la ciudad en 2017, si bien dejó pérdidas irreparables y huellas de daños que aún se conservan, del mismo modo sirvió para que los vecinos puedan unirse y trabajar en conjunto. Ese fue el caso del barrio Moure, con un gran grupo de gente que se agrupo y se consolidó desde esa etapa para luego formar un Club que día a día crece más.

A base de contención está cambiando la mirada de un sector tildado como problemático, ya recibió terreno propio y ahora armar su propia cancha es el desafío.

De lo malo siempre se puede rescatar algo bueno, o al menos esa es la moraleja para Defensores del Moure, luego de lo que dejó la tragedia natural que azotó a la ciudad en 2017. “Cuando comenzó lo del temporal con un grupo de amigos y vecinos nos juntamos en la esquina, con gente que nunca nos habíamos visto la cara o que solo nos saludábamos cuando pasábamos, decidimos ayudar a los vecinos. El barrio Moure fue uno de los sectores que peor la pasó.

Como nunca antes había pasado nos juntamos, y entre todos decidimos ayudar a esa gente con alimento o lo que se podía, éramos más de cuarenta personas en esa oportunidad que nos movilizamos para auxiliar, y por suerte salió todo bien” así lo describió Diego Pérez el máximo referente de lo que hoy es Defensores del Moure.

Esa misma unión se trasladó a lo que es el nacimiento del equipo de fútbol que intercede en la Liga Independiente de los Barrios. “Ahí decidimos que podríamos hacer algo como un Club, porque todos jugábamos a la pelota; pero ninguno sabía qué hacía el otro. Hablamos de juntarnos y anotarnos en un torneo oficial.

La idea fue gustando y empezaron a sumarse los vecinos, esa gente que nosotros habíamos ayudado también; que yo tengo un juego de camisetas dijo uno, yo tengo unos fútbol dijo otro.

Se empezó a hablar en serio de anotarse en un campeonato. Se hizo la reunión de vecinos, se decidió armar un equipo oficial, nos presentamos con los chicos, empezamos de abajo.

Pusimos aviso en el barrio de quién quería sumarse al equipo, que íbamos a formar al club, y así nos anotamos y comenzamos” recordó la máxima autoridad de la institución.

“Así empezamos. El barrio siempre fue muy humilde y muchos no tenían botines, no sabían en qué ir a la canchas para jugar, de a poco entre todos fuimos haciendo rifas, vendiendo empanadas, pollos y teniendo nuestro juego de camisetas. Un vecino nos hizo de sponsor. Nos donaba los chorizos cuando hacíamos de local para vender. Muchas puertas se golpearon también. Gracias a Dios muchas positivas, como negativas también, pero no aflojándole. Así decidimos formar una comisión, en donde los vecinos y toda esa gente decidieron que esté yo como presidente y fue un orgullo para mí” destacó Pérez de 25 años.

Te puede interesar
El Municipio realizó dos mejoramientos de viviendas en Moure y Fracción 14

Cambiar la mirada desde la contención

La concentración para poder brindar ayuda en el temporal primero, y mutó al fútbol siguió creciendo en lo social. A través del club el desafío diario es el poder cambiar la visión que el barrio tiene como “peligroso” dado los antecedentes de violencia que se registraron y las pérdidas humanas que existieron.

“Cuando nosotros comenzamos con esto del equipo, las puertas que no se abrían eran más que nada por como era el barrio en su momento. Era muy jodido, estaba muy mal nombrado también. El objetivo es cambiar la mentalidad de muchos “pibes” el barrio estaba jodido, se habló con los chicos, con las familias de esos chicos. El tema de la contención fue fundamental en el Club cuando jugamos en la cancha ver a las mamás de los jugadores y toda la familia, es algo que a uno le hace bien”.

Actualmente Defensores del Moure no posee espacio físico, ya que el club cada vez que hay que hacer una reunión se concentra “en casa de doña María; es la primera que levanta la mano para poner la casa cuando nos queremos reunir o debemos hacer algo. Ella es una señora que le hace bien tener a los chicos ahí cerca para contenerlos. Es una señora que un día nos preguntó por qué no habíamos hecho eso antes, porque ella había perdido un hijo por los problemas que había. Si al Club lo hubiéramos iniciado unos años antes se podría haber evitado muchas desgracias piensa. Hoy los vecinos toman al Club como una contención. Tanto a los grandes como a los chicos también. El tema de sacarlos de la “mala junta”, de los problemas y muchos entendieron. El barrio Moure está siendo nombrado de otra manera y ya no se ve como un sector peligroso. La gente se calmó un montón con todo esto y eso es lo que a nosotros no llena de orgullo” explicó Diego Pérez.

Te puede interesar
El Municipio realizó dos mejoramientos de viviendas en Moure y Fracción 14

“Hemos festejado el Día del Niño, cortado las calles invitando a todos los vecinos, nos disfrazamos de personajes de dibujos animados. Muchas cosas hemos hecho. Tuvimos la presencia del gobernador en su momento, también del intendente y eso nos da satisfacción porque cuando comenzamos al golpear una puerta nos decían “que al Moure no”, porque era mal visto, no quería venir nadie. Seguimos porque la Comisión del Club es gente de fierro, que cuando le dicen que no, los fortalecés más para seguir intentando. Cuando hacemos un balance es impresionante lo bien que nos está yendo” señaló la máxima autoridad del Club.

El terreno propio

Hace algunos días se confirmó desde el sector municipal la posibilidad de poder contar con el terreno para armar la cancha y tener el espacio físico necesario. “Es algo que venimos hablando hace mucho y por suerte ya nos dieron el okey que iba a ser ahí. Nos pidieron que vayamos presentando carteles, para que la gente sepa que ese terreno ya es nuestro y de los chicos de ahí. Está ubicado en las viviendas que están al fondo entre las calles Miguel Amado y Carlos Campo”.

“Cuando pensamos en ese lugar para instalarnos comenzamos con todo los trámites, y cuando le comentamos a los jugadores, a la familia, porque para nosotros más que una Comisión ya es una familia, se pusieron muy contentos. Es un sueño porque nunca el barrio tuvo su cancha. Nadie nunca se quiso cargar esa mochila de decir, yo voy hacer esto por los chicos o por las familias y que se cambie la mentalidad que antes había”.

El deseo de que todo el tema salud se alivie para volver a la rutina, es el mayor anhelo de todo Defensores del Moure, ya que el entusiasmo para trabajar para armar la cancha es casi palpable. “En estos momentos las máquinas están trabajando, nivelando y tapando lo que era el baldío del terreno. Lo fundamental en este momento para nosotros sería poder conseguir unos caños, alambrado y empezar algo enseguida, cuando se calme todo esto de la cuarentena, con el torneo de la Liga teniendo nuestra cancha propia” sentenció el presidente Diego Pérez, quien además agradeció la gran ayuda de los vecinos y de toda la familia que es el Club, al igual que la empresa Wenlen, actual sponsor del equipo.

Comentar
- Publicidad -