China se detuvo y rindió homenaje a víctimas fatales de coronavirus

En la plaza Tiananmen de la capital, la bandera nacional ondeaba a media asta, rodeada de un aparato de seguridad más pesado de lo normal.

China se detuvo en la mañana del sábado (04.04.2020) para rendir un homenaje a las personas muertas por la epidemia de COVID-19 y observó un silencio nacional de tres minutos.

Las sirenas antiaéreas comenzaron a sonar a las 10H00 locales (02H00 GMT), y de inmediato las personas iniciaron una pausa y el tráfico se detuvo en las calles, al tiempo que trenes, automóviles y navíos hacían sonar sus bocinas en homenaje a las 3.326 víctimas de la epidemia en China.

En la ciudad de Wuhan -donde el coronavirus fue identificado a fines del año pasado- el personal del Hospital Tongji estaba parado en la parte externa, todos con las cabezas inclinadas hacia el edificio principal, algunos aún con los trajes protectores que se han convertido en un símbolo de la crisis en todo el mundo.

Las imágenes de los medios estatales mostraron al presidente chino, Xi Jinping, y otros funcionarios del gobierno de pie frente a un complejo del gobierno de Beijing, con flores blancas. En la plaza Tiananmen de la capital, la bandera nacional ondeaba a media asta, rodeada de un aparato de seguridad más pesado de lo normal.

Te puede interesar
Cómo logró Uruguay controlar el coronavirus sin cuarentena obligatoria

Los peatones en uno de los distritos comerciales más concurridos de la ciudad interrumpieron su marcha y mantuvieron la cabeza baja en una silenciosa ceremonia de homenaje, mientras la policía que patrullaba la zona peatonal estaba al lado de la carretera con los escudos hacia abajo y las cabezas inclinadas, en señal de respeto.

Comentar
- Publicidad -