El grupo de Alcohólicos Anónimos de barrio Stella Maris cumple seis meses de labor

Alcohólicos Anónimos (AA) es una organización mundial de hombres y mujeres que se ayudan unos a otros a mantener su sobriedad y que comparten libremente la experiencia de su recuperación con otras personas que pueden tener un problema con la bebida. El objetivo es la recuperación personal y la sobriedad de quienes recurren a la comunidad para obtener ayuda, siendo el único requisito el deseo de dejar la bebida.

Cada grupo que se conforma es único así como las formas de llevar el mensaje varían dependiendo del grupo y región y, en este marco, el 1 de octubre de 2019 a partir de la buena voluntad del Padre Daniel Lanz quien cedió un espacio físico en la Capilla Stella Maris del barrio de mismo nombre, es que se conformó un nuevo grupo de AA denominado “Nueva Vida” que se aboca a la recuperación y acompañamiento a cada miembro.

Justamente, este 1 de abril, el grupo cumple seis meses desde su comienzo, por lo que decidieron hacer hincapié en el cuarto paso del programa de recuperación que tiene que ver con lo íntimo y personal para avanzar en la sobriedad y crecimiento espiritual.

“Este cuarto paso es útil desde lo personal pero también resulta útil para el servicio que se presta en AA a nivel de Grupo pues es la pieza clave del Tercer Legado (“Llevar el mensaje como una sociedad en acción”) que no solo radica en las condiciones, capacidades y vocación de quienes lo ejercen, sino también en la sinceridad de poder mejorar las falencias que se tienen para lograr que el mensaje de AA, del que cada alcohólico en recuperación es protagonista, llegue fluido, simple y rápido aun a quienes están sufriendo” remarcaron desde el grupo.

Te puede interesar
“Hoy se debe tener paciencia y entre todos saldremos adelante”

Mientras plantearon que las reuniones, antes de la cuarentena obligatoria, se realizaban de lunes a domingo de 19:30 a 21 horas en forma continua desde hace seis meses lo que permitió la recuperación de muchos y que pudieran compartir sus experiencias además de pasar el mensaje al alcohólico que aún sufre y fortalecer la recuperación para transitar las 24 horas siguientes.

“El alcohólico en recuperación no se cura del alcoholismo (es una enfermedad incurable) pero sí suspende diariamente su sentencia dependiendo del mantenimiento de la condición espiritual y por ello resulta de suma importancia el Grupo (el alcohólico sin Grupo muere)” expresaron.

Comentar
- Publicidad -