El Conicet trabaja en un test portable de diagnóstico rápido para el coronavirus

Se trata de un prototipo que detecta en una hora el material genético del virus SARS-CoV-2 en base a una nueva tecnología. Tiene el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

En plena lucha contra la nueva pandemia mundial, el coronavirus que genera la enfermedad COVID-19, científicos argentinos desarrollan un nuevo test de diagnóstico rápido contra este nuevo virus utilizando la novedosa técnica genética.

Los doctores Claudio Berli y Federico Schaumburg, investigadores en el Intec (Conicet-UNL), vienen trabajando -junto a otros 18 especialistas- en el desarrollo de un sistema portable para ser empleado en el diagnóstico rápido de COVID-19, ya que puede detectar el material genético del SARS-CoV-2.

“El test consiste en la detección del material genético del virus (ARN en este caso) con una tecnología nueva denominada CRISPR, que en nuestro país desarrolla la empresa CASPR Biotech. El ensayo actualmente se realiza en el formato convencional de mesada en laboratorio, con requerimiento de equipos y personal especializados. Nosotros estamos diseñando un sistema portable y que requiera la mínima intervención del personal”, explicó el doctor Berli que precisó cómo funciona el examen de detección.

“El ensayo detecta ARN viral en muestras de saliva, la cual se toma con un hisopo estéril, de acuerdo a los protocolos actuales. El tiempo del ensayo propiamente dicho es de una hora. Este tiempo es muy corto si se compara con la demora actual en las detecciones en laboratorios referencia. No obstante, se debe aclarar que todo el proceso involucra tiempos más largos por los protocolos de toma de muestra, transporte y manipulación en condiciones de seguridad biológica, debido a la alta infecciosidad de este coronavirus. Y tiempo adicional agrega el análisis y certificación de resultados”.

Te puede interesar
El Municipio refuerza el trabajo con las familias más necesitadas durante la pandemia

Según afirmó Berli, el proyecto es de la empresa CASPR Biotech, y por el lado del CONICET se trabaja en colaboración con el doctor Federico Schaumburg, en el marco de un convenio de investigación y desarrollo. El equipo completo involucra unas 18 personas, todas con tareas específicas pero interrelacionadas, desde la optimización de las reacciones químicas hasta la preparación de reactivos específicos. “Por nuestro lado, en INTEC, trabajamos en el diseño de una plataforma miniaturizado para implementar las reacciones en el menor número de pasos posibles”, remarcó.

Respecto a los siguientes pasos, el investigador dijo que buscan que el dispositivo esté totalmente integrado y miniaturizado. “En todo caso, si tenemos la fortuna de que esta pandemia pase rápido, el desarrollo servirá para detecciones de otros nuevos agentes infecciosos. Por ejemplo, la mayoría de las herramientas usadas ahora para detectar el coronavirus fueron desarrolladas luego de la epidemia de 2009. De modo que no debemos abandonar nunca la búsqueda”, adelantó.

 

Comentar
- Publicidad -