José Tabares: “Comodoro fue una parte linda en mi carrera”

José Tabares, Miguel Kosciuk, Germán Cáceres, Carlos Alves, Gustavo Caamaño y Leonardo Herrera dando la vuelta olímpica en el ascenso a la “B” Nacional.

Así lo expresó José Carlos Tabares, el goleador que supo tener la Comisión de Actividades Infantiles, en su época más notable de la historia de la institución. El jugador que supo marcar el gol del ante Ben Hur de Rafaela para el ascenso a la “B” Nacional, es uno de los artilleros más recordados del Club. Actualmente radicado en España, afronta la pandemia junto a su familia. “Es una situación crítica, donde todos debemos colaborar y acatar la órden de cuidarnos en casa”.

“Aquí hay una cantidad muy amplia de afectados, ante esta situación nos pide las autoridades que nos mantengamos en casa resguardados, porque la tasa de contagio es muy alta. Hubo muchos muertos en el país; donde yo estoy que es en la Ciudad de Villarreal, cerca de Barcelona, es critica la situación, nos agarró muy desprevenidos. En Argentina tengo entendido que se están haciendo muy bien las cosas, y no se tienen tantos contagios ni muertos. Se movilizaron rápido con las medidas. Eso da tranquilidad porque gran parte de mi familia se encuentra allí” reconoció Tabares, nacido en la localidad entrerriana de La Paz.

Gonzalo el mayor de los hijos de José Tabares sigue los pasos de papá, delantero y se desempeña en el Villarreal.

José Carlos Tabares se convirtió en el “huracán” cuando migró para Comodoro Rivadavia, luego de hacer sus inicios en el Club Unión ubicado en la ciudad que lo vio nacer un 28 de mayo del mismo año en que Argentina logró su primer Mundial FIFA. Previamente antes de llegar a la Comisión de Actividades Infantiles en el 2001, estuvo disputando por aquel entonces llamado Torneo Argentino “A”, escalón previo a lo que es la actual Primera “B” Nacional.

Actualmente el potente delantero sigue jugando al futbol pero en la Liga de Veteranos, junto a muchos amigos que le brindó su carrera.

Con el cuadro “azzurro” disputó también el Argentino “A”, y tuvo una notable presencia que no solo se acentuó en la red para que los comandados por ese entonces por Marcelo Fuentes, lleguen con dos fechas de antelación a lograr el ascenso al segundo escalón de competencia más importante que tiene el futbol argentino. Fue un 19 de mayo de 2002 cuando Tabares convirtió el empate en el Estadio Municipal ante el foráneo Ben Hur de Rafaela. El 1 a 1 de ese día, dos fechas antes de que se termine el hexagonal final de ese entonces, sirvió para que Juventud Antoniana de San Luis al empatar con 13 de Junio de Pirané en dos tantos tenga la indescontable ventaja en el primer puesto.

Te puede interesar
En octubre, Brisa Salud lleva adelante el IV Congreso de Enfermería
La “mítica” gloria azzurra junto a su esposa Irene y sus hijos Gonzalo y Martín.

“Siempre he dicho que Comodoro Rivadavia es una parte linda en mi carrera. Me pasaron muchas cosas buenas, conseguí el ascenso a la “B” Nacional, siempre me trataron muy bien. Era un grupo muy bueno el que se había formado, por lo tanto eso hace mucho más fácil el poder luchar por las metas que te propones como equipo, un Club de grandes personas que siempre contuvieron mucho. Gracias a la CAI, Comodoro tuvo un lugar y otra mirada en el país. En Argentina todo es muy pasional y el futbol hace grandes a las ciudades, como acá que la ciudad de Villarreal, se conoció por el equipo de futbol que jugó ante los grandes. Ese es otro gran ejemplo” remarcó el delantero.

El de los goles importantes

Su gran talento para marcar, su instinto de gol, su potencia en el área y a la hora de “encarar” a los defensores, lo llevaron a trasladarse hasta Arsenal de Sarandí, donde además compartió vestuario con sus compañeros azzurros Martín Rolle y Mauro Villegas. “Seis meses estuve ahí y luego me vine a España donde jugué en el Castellón, otra de las lindas etapas de la vida donde aprendí muchísimo y pasé una variedad de situaciones que me hicieron crecer no solo en la profesión sino que en la vida, ya que ahí supimos mantener la categoría en un momento crítico para el equipo, y también tuve la mala suerte de lesionarme y no poder jugar por varios encuentros, sumándose el descenso a la Segunda “B”. Volví a Chacarita en el 2010″. Luego estuve en Chile en el Ranger”.

Su paso por el futbol trasandino fue efímero pero muy productivo ya que el “Huracán” marcó el tercer gol con el que su equipo ante el Everton y lograría el ascenso a Primera División. Su segundo paso por el país europeo fue para el Club Borriol, que militaba en la tercera división además de estar en Eldense de Alicante.

Te puede interesar
Mañana habrá un corte de luz que afectará a la zona céntrica

“Cuando llegue acá, tuve la suerte de enfrentarme con muchos equipos que estuvieron en la Primera como el caso del Betis y Celta de Vigo. Creo que la Segunda División se parece mucho a lo que es la Primera de Argentina. Acá la diferencia es que todos los campos son similares, el balón corre más rápido, el pasto es más corto y por eso se tiene un juego rápido, por momentos un juego más vistoso. Actualmente sigo jugando al futbol pero ya de una manera más recreativa si se puede decir. Es una Liga de Veteranos que tenemos y juego con algunos amigos” destacó el Tabares de 41 años.

Ya retirado trabaja en una empresa que se dedica a la fabricación de cerámicas, es padre de dos niños, Gonzalo y Martín. “El mayor es Gonzalo que tiene ocho años. El juega en Villarreal, también es delantero” dice orgulloso “José”. Juega en las inferiores. Tiene mucho por aprender y creo que de tanto acompañarme a las canchas le pude transmitir esa pasión por el futbol. Es muy joven hay que dejar que se divierta, lo importante es que salga un buen chico, y en el futbol tiene mucho por aprender. Disfruto acompañarlo y verlo jugar” dijo Tabares casado con Irene, de profesión diseñadora de modas.

El gol más importante para José Carlos Tabares es el poder dedicarse a la familia. “Nunca pensé vivir del futbol una vez que me retiré como jugador. Fue una etapa muy linda mientras jugué de manera profesional, y cuando decidí dejar este deporte se me abrió otra mirada para dedicarme de lleno a mis hijos, a mi esposa y disfrutar la familia, estar en casa con ellos, poder acompañar a mis hijos en todo, estar en la cancha viéndolos como acompañan los padres cuando uno era niño. Hoy por hoy estoy dedicado a la familia, a cuidarlos y sobre todo en esta situación crítica que está atravesando el mundo de la cual no tengo duda vamos a salir ayudándonos entre todos” sentenció.

Comentar
- Publicidad -