Las Carmelitas Descalzas entregan comestibles a familias carenciadas

Las Carmelitas Descalzas entregan comestibles a familias carenciadas

En estos duros tiempos de pandemia desde el Monasterio con altísimos paredones que ocupa casi una cuadra en el barrio central de Diadema Argentina, las religiosas Carmelitas Descalzas ayudan a su comunidad entregando bolsas con comestibles que la Policía reparte a familias de escasos recursos.

Este loable gesto en tiempos de la pandemia que azota al mundo lo puso de relieve el comisario Fabián Infante, titular de la Comisaría situada en el Km. 27 de la Ruta Provincial 30, al noroeste de la ciudad.

Ya con anterioridad la Madre Superiora del Monasterio se había enterado de que alguien necesitaba una cama y se comunicó con la dependencia policial. “En otra oportunidad y en otra comunicación telefónica me informan que ellas tenían identificadas a varias familias con bajos recursos y cuando me dan los apellidos coincidimos que realmente necesitaban ayuda” dijo el alto oficial de la Policía del Chubut.

Noble gesto

Como se sabe, las mujeres que residen en el monasterio tienen su voto de silencio y clausura con el mundo exterior y pertenecen a la orden religiosa católica. Previo a las navidades suelen realizar una feria abierta para toda la comunidad. “Desde el mes de julio las hermanas inician un trabajo sostenido de elaboración de alimentos, productos litúrgicos y artesanías que ponen a la venta en el marco de una feria navideña que realizan hace muchos años.

Te puede interesar
Puerto Deseado: preocupación por la ola de manifestaciones frente al Municipio en plena pandemia

Ese día es una fiesta. El convento abre sus puertas a la comunidad, se celebra una misa, hay villancicos y la gente se agolpa para adquirir velas, dulces, turrones, bordados y rosarios, entre otros” declaró la hermana Verónica en una entrevista realizada en un portal regional.

Lo cierto es que no solo para las fiestas las Carmelitas Descalzas aportan sus oraciones y están junto a quienes las necesitan, sino también en estos tiempos de ansiedad y espanto por la pandemia que azota y castiga, y así lo hizo trascender el comisario Infante: “Ellas se organizaron en preparar en este caso frutas, verduras y otros alimentos en la cual nosotros a medida que vamos recorriendo el barrio, vamos repartiendo, cuando las Carmelitas tienen todo listo nos informan, va el móvil y retira los paquetes ya preparados” culmina diciendo el jefe policial, acotando que la entrega se hace una vez ingresando al hall del convento, donde una Carmelita les habla por la abertura de un molinete de madera, aunque sin dejarse ver.

Comentar
- Publicidad -