La visión de un hombre que está en contacto con la gente todo el día

La visión de un hombre que está en contacto con la gente todo el día

Daniel Szymankiewicz es dueño de un kiosco de revistas que está enfrente a la sucursal de La Anónima de calle 13 de Diciembre. El sector de los “revisteros” no sufrió restricciones en cuanto a la atención al público, tal vez sí en cuanto a los horarios de atención. El hombre conversó con Crónica y planteó su visión respecto al problema sanitario que se vive actualmente en el país. Los adultos mayores y el aislamiento de la gente fueron sus principales conceptos.
“Nosotros estamos trabajando de forma normal, pertenecemos a prensa audiovisual. Eso conlleva a que tengamos cierto resguardo jurídico. Yo particularmente trabajo con carga de tarjeta SUBE y recargas a celulares. Entonces, más que una actividad comercial, lo mío es un acto de beneficencia.

La visión de un hombre que está en contacto con la gente todo el día
En las afueras del supermercado, el personal de Tránsito del Municipio realizaba controles en taxis.

La visión de un hombre que está en contacto con la gente todo el día Estamos trabajando muchísimo menos que antes, un veinte por ciento diría, claramente no son niveles normales de venta”, expresó el entrevistado.
Szymankiewicz trabaja horario corrido, desde las nueve de la mañana y hasta las cuatro de la tarde, después, elige resguardarse en su casa. Respecto a esto último, tiene una idea muy clara: “es lógico que la gente se guarde en sus casas, después de las cuatro de la tarde ya no tiene que andar nadie en la calle.

Creo además que tenemos que tener consideración por los adultos mayores. Yo no me considero un joven, pero si esta enfermedad me agarra, seguro que no la voy a vivir como alguien mucho mayor que yo. A los ancianos el virus los fulmina directamente” señaló.

Te puede interesar
El Padel intenta reacomodarse ante la emergencia

“En el súper hay cola todo el día”

Por otro lado, Szymankiewicz contó que en la sucursal de La Anónima que está enfrente de su kiosco de revistas “la gente viene todo el tiempo, hay cola todo el día. Tardan más en entrar que en comprar. Veo gente que hace cola durante una hora y media, pero después están solamente quince minutos en el supermercado. A veces hacen las compras diarias, lo cual me parece totalmente irrisorio, creo que tendrían que estar pensando en comprar para tres o cuatro días.

Está bien, quizá no tengan el dinero, se entiende. Convengamos que en una ciudad como Comodoro, el mayor poder adquisitivo lo tiene el sector petrolero, pero hay otros sectores que están muy complicados, los empleados de la provincia, por ejemplo. Es triste ver este panorama, ellos tienen que tarjetear, otra no les queda”.

Comentar
- Publicidad -