Imputaron al argentino que viajó enfermo en Buquebus

Imputaron al argentino que viajó enfermo en Buquebus

La Justicia argentina imputó y está investigando al joven de 21 años que viajó el jueves en un barco de Buquebus desde Colonia a Buenos Aires con otras 423 personas y que fue diagnosticado con coronavirus por un centro de salud.

La fiscal a cargo del caso solicitó que se le realice un nuevo control al joven Luca Singerman (22) para determinar si efectivamente da positivo a un caso de coronavirus. En caso de que sea así el joven habría violado el artículo 202 del Código Penal argentino que establece una pena de hasta 15 años de prisión.

El joven -cuyo nombre completo y fotografía se viralizó ayer en las redes sociales argentinas- está internado en el sanatorio Luis Agote de la ciudad de Buenos Aires y además fue judicializado, es decir que está sometido a un proceso penal. La fiscal también le indicó consigna policial, es decir un grupo de efectivos designados para controlarlo.

El joven llegó a Uruguay después de un viaje que hizo a Europa. Una vez en el país estuvo en Punta del Este donde se hizo un test para saber si daba positivo a coronavirus.

Antes de tener los resultados, el joven identificado como Luca, se tomó un ómnibus a Colonia para embarcar en un barco de Buquebus en el que iban otras 423 personas. Durante el viaje el joven logró tener conexión a internet y le llegó un mail con el resultado del test: positivo a coronavirus.

Te puede interesar
Rada Tilly sumó 6 casos de coronavirus

Cuando el buque llegó al puerto de Buenos Aires la Prefectura Naval argentina montó un operativo para poder sacar a todos los pasajeros y al personal del barco que ahora se encuentra cumpliendo la cuarentena solicitada en varios hoteles de la capital argentina.

El delito está contemplado en el artículo 202 del actual Código Penal que dispone entre 3 a 15 años de cárcel para las personas que propaguen “una enfermedad peligrosa y contagiosa”.

Desde su entorno resaltaron que su actitud fue la correcta y que dio aviso a las autoridades cuando recibió los resultados del test que se habría hecho en Uruguay, según explicaron, de forma “preventiva”.

Descargo por redes sociales

El joven eliminó todos sus perfiles en redes sociales, pero según su LinkedIn -que ya no existe- es analista económico y trabaja en la firma de su padre. Además, estudió en la ORT, cuyo campus digital todavía guarda uno de sus trabajos titulado: “Orígenes de la tragedia”, un práctico sobre la cultura griega.

También permanece en la web una entrevista del 2014 en la que le preguntaban por el desempeño del equipo de rugby de la URBA que integraba.

Como no está incomunicado, desde el centro de salud envió un mensaje a un allegado que difundió por Twitter su descargo: “Nunca tuve síntomas como se dice, nos hicimos los tests por prevención simplemente. Nunca estuve en ningún hospital ni me escapé como dicen. El Consulado nos recomendó y nos autorizó a viajar, siempre protegidos y una vez arriba del barco a diez minutos de llegar me dicen que me dio positivo por lo que automáticamente avisé a las autoridades para salvar vidas y sobre todo por la gente del barco. Tranquilamente me podía haber hecho el boludo y nos íbamos sin decir nada, pero fuimos conscientes de que lo mejor era avisar. Actuamos de buena fe haciendo lo mejor posible por el resto”, explicó.

Comentar
- Publicidad -