Eulalio “Coco” Muñoz, sueña con estar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Eulalio “Coco” Muñoz sueña estar en Tokio 2020, cuyos Juegos Olímpicos están programados entre el 24 de julio al 9 de agosto.

Son las 7AM y el sol recién empieza a asomar e iluminar la pista de atletismo de Esquel. Pero antes que el sol se levante sobre los cerros, hay alguien que ya está corriendo en este lugar. Cada mañana, Eulalio “Coco” Muñoz comienza con su primer turno de entrenamiento entre las 6 y las 6:30. “Es mi lugar de todos los días, acá es donde entreno hace 8 años”, nos asegura.

Todos los días, el atleta nacido en Gualjaina, madruga para hacer su primer turno, luego entra a trabajar y a las 18 vuelve a la Pista para el segundo turno de entrenamiento.

“Cuando se habla de llegar a un Juego Olímpico son muchas las cosas que uno tiene que vivir y pasar; con sacrificio, constancia y mucha disciplina. Pero sobre todo hay que tener en cuenta la actitud: A la hora de prepararse hay que tener actitud para superar malos momentos, o días de lluvia y viento y resulta necesario tener ese ímpetu para entrena” explica Coco y además agrega: “Por eso estoy muy agradecido a mi entrenador que desde comencé siempre me llevó por ese camino, ya que creemos que la actitud es la clave del éxito a la hora de buscar un resultado”.

Comienzos en el atletismo

A fines del 2011 Coco corre su primera carrera en Gualjaina, una prueba de 12K. “Competí porque la hacían en la escuela y me invitaron a correr. Yo la verdad que no me tenía mucha fe, ya que desconocía completamente el atletismo, pero sabía correr porque anteriormente jugaba al fútbol. Como me gustaba mantenerme en forma, más allá de que no siempre entrenábamos en grupo, a mí me gustaba salir a correr solo”.

En el año 2012 corrió (por equivocación) el Medio Maratón al Paraiso. Su idea era participar de los 5km y terminó compitiendo en los 21. Ahí fue donde conoció a Rodrigo Pelaez, su actual entrenador y gran amigo que lo ayudó a tomar la decisión que cambiará su vida.

Pelaez fue el primero en decirle (y convencer) a Coco que podía llegar a ser campeón argentino alguna vez y el atleta le respondió dándole plena confianza a su preparación. “Él era un formador de atletas de elite como lo son Karina Neipan, Martín Ñancucheo o Lalo Ríos; yo solamente lo escuchaba por la radio y me imaginaba estar en su lugar alguna vez”, recuerda Muñoz cuando nos cuenta que no sabe de dónde salió la confianza para pedirle que lo entrene allá en el 2012.

2019, el año que lo cambió todo

Si bien la idea de “Coco” era correr un maratón allá por el 2016, su entrenador no pensaba igual y le aseguraba que tenía que mejorar sus marcas para correr bien una distancia tan larga. Todavía me faltaba mejorar muchas cosas y llegar a ciertos números: “Gracias al trabajo duro en el 2018 pude llegar a esas marcas que me pedían (Eulalio corrió abajo de 1hora y 5minutos el medio maratón y menos de 30minutos los 10K); y Rodrigo me dijo ‘ahora estamos preparados para correr en una buena marca’.

Entonces el 2019 comenzó con un objetivo claro: Conseguir una marca para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. “La verdad es que yo no tenía mucha idea de cómo correr un maratón, nos habíamos puesto un objetivo que parecía tan grande, pero una vez que empezamos a entrenar encontramos buenas marcas”, cuenta Eulalio.

“Corrí 30 y 33km a 3:10, algo que era súper rápido para nosotros porque ningún atleta de la provincia corría con esos tiempos. Por suerte pudimos ir a Rotterdam, entrenamos en silencio, tratamos de hacer nuestro trabajo callados y cuando llegó la hora de competir pudimos correr en un muy buen tiempo”. En su primera presentación en un maratón de 42km, “Coco” consiguió un tiempo de 02:15:48 y el décimo lugar en el ranking argentino. “En su momento dijimos que está bien la marca que hicimos, pero no nos conformamos”, destaca y además agrega “Queríamos bajar esos 4 minutos que nos permitían llegar a la marca olímpica. Llegó Buenos Aires y dijimos ‘vamos por la marca’. No la conseguimos, pero pudimos mejorar 2 minutos más y quedamos a 50 segundos”.

La Maratón de Buenos Aires de 2019 será recordada por todo el deporte provincial. La imagen de Joaquín Arbe con la bandera argentina tras conseguir la marca para participar en un Juego Olímpico, sólo se pudo acrecentar al ver que detrás suyo llegaba otro chubutense.

“Desde mi parte cuando cruzamos la línea final con la bandera argentina fue algo muy emocionante. Mi sueño siempre había sido estar en un podio Sudamericano. Si bien lo había conseguido cuando era Juvenil, no es lo mismo en la categoría Mayor. Sumado a eso, la emoción de ver que Joaquín, uno de los nuestros que ya estaba clasificado; fue algo muy lindo y a la vez motivante porque yo estaba solo a 50 segundos de la marca”. Muñoz terminó la Maratón de Buenos Aires con un tiempo de 02:12:23, el sueño estaba cada vez más cerca.

“Por suerte tengo un entrenador que no es nada conformista”, recuerda Eulalio. “Después de bajar del podio me dijo ‘hay que correr otro maratón’. Mi respuesta fue, pero terminamos de correr hace media hora; pero me animó asegurando que la marca estaba en mis piernas, sólo hay que trabajar para conseguirla”.

Llegar a Tokio 2020

Luego de esa gran carrera se acercó mucha gente a ayudarlos, una de ellas fue Domingo Mazón que nos propuso una ayuda para ir a Valencia. “Desde que comencé a correr Chubut Deportes siempre me ha apoyado. Siempre me ha brindado una beca o una ayuda en todo lo que he necesitado. Por eso entre la ayuda de los dos pudimos realizar el viaje a Valencia”.

Pelaez tenía razón, la marca olímpica estaba en las piernas de Muñoz. El 1 de diciembre en Valencia “Coco” corrió a un ritmo más rápido, bajando unos segundos y consiguió la marca tan esperada de 2:11:23. “Ese 1° de diciembre fue uno de los días mas felices de mi vida porque conseguí la marca tan ansiada que habíamos buscado durante todo el 2019 y ahora estamos a punto de que dos chubutenses participen en la misma disciplina en los Juegos Olímpicos”.

Comentar
- Publicidad -