“Picanean” a dueño de estación de servicio en un asalto y policía pretendió detener a los ladrones a los tiros

Fue ayer en pleno mediodía en la zona norte de Trelew. De milagro, no hubo heridos. Se llevaron un millón de pesos y usaron un auto robado.

Trelew (Agencia) Al dueño de una estación de servicio de la zona norte de Trelew lo asaltaron ayer cuando salía para el banco a depositar la recaudación. A él, para neutralizarlo, lo atacaron con “una picana” y al empleado que lo acompañaba le arrojaron “gas pimienta” a la cara. Un policía Federal quiso evitar a los tiros que los delincuentes escaparan y uno de los balazos dio en un auto estacionado en las inmediaciones.

Estas fueron las secuencias más importantes de un hecho en el que de milagro no hubo heridos. Todo ocurrió al mediodía en un sector muy transitado de la ciudad y al momento en que en la estación de servicio había varias personas cargando combustible.

El vehículo que usaron los malvivientes es robado y apareció abandonado minutos después a cinco cuadras de la expendedora de combustible: en el barrio Oeste. Dicen desde la Comisaría interviniente que se llevaron un millón de pesos.

El hecho ocurrió minutos antes de las doce en la estación de servicio de Pellegrini y avenida Colombia, y el dueño del lugar –a los minutos de haber sido asaltado– hizo declaraciones para Crónica. Contó que los tres delincuentes que se le aproximaron a él y a su empleado disimulaban sus rostros con pasamontañas.

El empresario –que ya estaba más relajado cuando habló con este diario– clarificó, cuando se le consultó si lo habían amedrentado con un cuchillo o algún revólver, que a su empleado le tiraron gas pimienta a la cara y que a él lo neutralizaron afirmándole al cuerpo “una picana”, indicó.

Te puede interesar
El ISSyS depositará este viernes los haberes correspondientes a los jubilados del tercer rango

–¿Hubo testigos del hecho? Se insistió. “La verdad que no sé. La playa estaba llena: había un colectivo grande cargando combustible, así que los chicos (por los playeros) no pudieron ver nada”, afirmó. Acotó que los ladrones los interceptaron ni bien salieron de la oficina; cuando estaban por subirse a la camioneta en la que se iban a dirigir al banco.

Más adelante, aclaró que ellos no hacen habitualmente el movimiento de ayer; esto es, salir para el banco con la recaudación. “A veces se junta (plata), otras no. Hoy, con todos los medios que uno tiene hace todo esto electrónicamente”, confió, y cuando se le preguntó si los asaltantes pudieron haber contado con información de alguien que les haya pasado “el dato”, aseguró que lo desconocía. Que ni siquiera tenía sospechas.

El vehículo que fue utilizado por los delincuentes para llegar al lugar y luego escapar tenía patentes de otro rodado y la policía buscaba confirmar si –efectivamente– era robado y en qué jurisdicción había sido sustraído. Una fuente aducía que el Peugeot 206 gris era de Puerto Madryn.

En el lugar del atraco los investigadores encontraron tirada la picana y una vaina servida de 9 milímetros, presuntamente, de unos de los disparos efectuados por el policía Federal que quiso evitar que escaparan. De ese efectivo, las autoridades actuantes preservaron todo tipo de información, aunque se supo extraoficialmente que prestaría servicio en la Delegación Rawson.

Comentar
- Publicidad -