Crimen del hombre asesinado de 16 tiros: capturaron a un sospechoso

La policía detuvo ayer a la mañana tras cinco allanamientos, al principal sospechoso del crimen de Héctor Sebastián Perea (32), al que mataron dentro de su auto de 16 balazos, hace más de una semana, en un barrio de la zona oeste de Trelew. Al detenido le encontraron en su casa una pistola 9 milímetros que podría ser la usada en el homicidio y buscan a un cómplice.

El aprehendido se llama Brian Ezequiel Valenzuela, tiene 25 años y quedó preso en la Comisaría Primera; desde donde hoy va a ser trasladado a la Oficina Judicial de Trelew para la audiencia de control de detención en la que la fiscalía le atribuirá el crimen de Perea y le pediría al juez, que le dicte la prisión preventiva.

A Valenzuela lo capturaron en uno de los cinco allanamientos que hubo durante la mañana de ayer por el homicidio de Perea que ocurrió el domingo primero de marzo en el barrio Progreso, cuando la víctima se encontraba sentada en su auto y le vaciaron el cargador de una 9 milímetros a corta distancia.

Le dieron 16 tiros en distintas partes de su cuerpo y terminó muriendo en el lugar. Al momento en que la policía lo encontró, casi cuatro horas después del hecho, constató que tenía “tres balazos en el pecho, dos a la altura del hombro izquierdo, uno en la nuca, ocho en la pierna izquierda y dos en la pierna derecha”.

El sangriento crimen ocurrió entre las calles Entre Ríos y Ecuador, enfrente de uno de los domicilios que se allanó ayer, y desde un primer momento sobrevoló por el caso el fantasma de un ajuste de cuentas narco.

En los procedimientos que se hicieron en la víspera las autoridades de la Policía de Investigaciones al mando del comisario Eduardo Chemín, incautaron en distintas viviendas armas de fuego, municiones de todo tipo y calibre. Un auto, celulares, dinero, cierta documentación -que podría estar vinculada a la muerte de Perea- y hasta equipos de comunicaciones portátiles: los clásicos “HT”.

Una de las armas de fuego secuestradas, según confirmó el comisario Chemín, es una pistola 9 milímetros que podría ser la que utilizó el criminal para ajusticiar a la víctima. Esta arma, según no se descartó, podría ser sustraída a un policía.

Los allanamientos

Las diligencias que fueron autorizadas por la jueza Gabriela Olavarría se llevaron a cabo la mayoría en barrio Progreso, en las inmediaciones de donde mataron a Perea. Uno de los procedimientos fue llevado a cabo en Ecuador al 1.300 –donde vive la familia del sospechoso detenido—y allí se secuestró un revólver 32 largo, un par de binoculares, tres celulares, municiones 9 milímetros y documentación relacionada al caso.

En el domicilio de pasaje Progreso al 30, en tanto, la policía solo identificó a sus moradores; allí no incautaron nada. En pasaje Thomas Guido y avenida Rawson secuestraron dos equipos de comunicaciones –del tipo HT-. Un cargador “Glock” para 17 balas, 10 cartuchos calibre 9 milímetros y cartuchería para escopeta de 67 milímetros.

En Ceferino Namuncurá al 1.000 se detuvo al sospechoso Valenzuela y además incautaron un arma de fuego, “Glock” 9 milímetros con un cargador conteniendo un total de 15 balas. Otro cargador de la misma marca, dos celulares y una munición 9 milímetros.

Por último, en el barrio “26 Viviendas”, en la casa 15 lugar donde residiría el que está prófugo, se incautó más documentación y se requisó un Volkswagen Fox al que posteriormente se secuestró, dado que los investigadores sostienen que es el vehículo en el que el asesinó llegó y posteriormente se fue del lugar del crimen.

Comentar
- Publicidad -