La C.A.I. con equipo alternativo superó a Germinal

La C.A.I. cerró la fase regular imponiéndose por la mínima diferencia frente a Germinal.

El futbol suele tener sorpresas. Aquello de que el que dispone de las mejores oportunidades para hacer goles, se termina yendo con las manos vacías, no será ni la primera, ni la última vez que suceda. Ayer Germinal de Rawson perdió uno a cero, pese a ser el dominador de las acciones en ambos períodos, generando no menos de ocho o diez claras posibilidades de gol, que el arquero de la C.A.I. Luciano Iturrioz las pudo conjurar, con una actuación descollante. Fue el responsable directo ante los delanteros, volantes y defensores de Germinal que no pudieron vulnerar su arco.

Por el contrario, cuando todos pensaban que el cero a cero, no era mal resultado para el dueño de casa, porque también desperdició un par de situaciones para anotar, incluyendo una muy clara de Jorge Gaitán, que sólo ante el arquero Matías López, definió como un principiante. A pocos minutos del final, y cuando la C.A.I. con el overol puesto, defendía a ultranza la paridad en el resultado, un rechazo largo de un defensor, encontró mal parada a la defensa visitante. El “paraguayo” Romero se fue desde la mitad de cancha y sin rivales a la vista. Le salió el arquero López y la experiencia de Jorge Romero, le alcanzó para dejarlo en el camino y anotar con el arco a su entera disposición. Cuando todos esperaban el gol de Germinal, llegó el baldazo de “agua fría”, con un cambio que a la dupla técnica de la C.A.I. le salió redondito.

Futbolísticamente el “azzurro” fue superado por su rival; pero no perdonó en la opción que generó.

La C.A.I. con menos merecimientos que Germinal se alzaba con una victoria, que bien pudo tener otro resultado. Esta vez con una espectacular faena de Luciano Iturrioz, que respondió siempre con seguridad. Desde el inicio del partido se fue transformando en un vallado difícil de sortear para el visitante.

Germinal con los aportes de Blas Sosa, Kevin Garay, Martín Bataller y Rodrigo Ríos resultaron piezas fundamentales, en un equipo que siempre supo tener el dominio del partido, pero con rivales muy firmes como Marcos Rilo en defensa, Sebastián Benites y Luis Vidal en el medio, Jorge Gaitán se mostró impreciso en la entrega de la pelota, si bien supo retener el balón, encontrando la pausa necesaria, pero no prolijidad en la asistencia final; mientras que Juan Carlos Cárdenas tampoco pudo prosperar en ofensiva. La C.A.I. no tuvo delanteros que pesaran en el área rival y sus oportunidades fueron coordinadas con remates a distancia. Le falto profundidad y definición.

Te puede interesar
Desde la ODG proponen un protocolo para salidas recreativas

El partido de arranque tuvo intensidad por ambos lados. Germinal jugaba con la única carta que le servía, que era ganar, comenzando a tener los méritos para hacerlo. Garay, una vez, Blas Sosa en tres o cuatro oportunidades, no podían ante las contenciones del arquero Iturrioz. El local también atacaba y creaba posibilidades de abrir el marcador, pero los primeros cuarenta y cinco minutos se fueron con una imágen más sólida de Germinal que sumo también los aportes de Fonseca y Facundo Larreguy para sumarse a sus hombres de ofensiva. El visitante buscaba el arco contrario con denuedo y enorme prodigalidad. Empatar no le servía.

El complemento no fue la excepción. Por el contrario, Germinal se fue directamente en busca de la apertura del marcador, el “azzurro” se fue acurrucando en su propio territorio, por la tenacidad de Germinal. Paulatinamente Iturrioz fue sumando contenciones, pero la necesidad de la visita dejo espacios. Pelota larga de Benites para Luis Vidal, que se la entrega mansita a Jorge Gaitán, con el arco a su disposición definió muy mal, ante el asombro de propios y extraños.

La más clara la tuvo el visitante sobre 30 minutos cuando dispuso con tres toques largos, para meter Kevin Garay un centro hacia el medio del área chica. Apareció en carrera Luis Bastida con un cabezazo frontal del defensor, que Iturrioz mando al corner con una mano, cuando todo parecía indicar la apertura del marcador.

Vino el gol de Romero y nueva atajada de Iturrioz, esta vez tapándole un remate de gol al ingresado Federico Cárcamo. Seguidamente otro remate de Sosa a las manos del arquero “azzurro”, para responder el local con un gol que se pierde Matías Ávila, en una acción que genero Gaitán para el “Nº 17”, cuyo remate pegó en el palo del arquero Matías López.

Ganó la C.A.I., pero Germinal no mereció perder o por lo menos no haber tenido enfrente un arquero, como Luciano Iturrioz, que se “atajo todo”.

Comentar
- Publicidad -