Batucada Comodorense

Los festejos por el 119° Aniversario de Comodoro culminaron en Carnaval. Te contamos la historia y filosofía de un movimiento cultural y artístico que cambia vidas.


“Nosotros empezamos hace 24 años sin saber lo que era murga, sin saber lo que era batucada, comparsa, percusión. Le pusimos Batucada Comodorense pero dentro de la agrupación tenemos dos estilos: la murga tradicional y tradicional patagónica. Tenemos la misma forma de trabajar pero no se permite alcohol ni cigarros, la disciplina pasa por saber que hacemos un trabajo de contención y se fortalece con la responsabilidad de parte de nosotros hacia los chicos y de los chicos hacia nosotros” dice Lucio orgulloso. Lucio Coñocar es uno de los referentes de Batucada Comodorense y de la murga local. En vísperas del fin de semana largo más colorido del año, charlamos con él.


¿Qué nos podés adelantar del comienzo de los Carnavales?

Hace 6 o 7 años tenemos el feriado de Carnaval, se luchó mucho, tanto desde la murga porteña como desde la murga del interior. Lo disfrutamos a pleno. Tenemos dos días del año para nosotros y eso es muy lindo, sentimos que se le da la importancia que tiene. Salimos a desplegar nuestra cultura, nuestro arte. En Comodoro, el 23 de febrero, el día de la ciudad, nosotros cumplimos 24 años. Tenemos murga tradicional patagónica, bien nuestra. Tenemos más de 120 chicos, casi 20 trompetas fruto del estudio con profesor ad honorem y son cosas muy importantes. No solo vienen a tocar un bombo, después ya se empiezan a interesar y a estudiar música, integrar a grupos de rock, de tango, folklore, evangélicos, católicos. Siempre los directores de las murgas nos preguntamos: “Si no estuviésemos nosotros ¿Qué estarían haciendo esos chicos?”.  120 chicos y 24 años, un orgullo de plaza con nuestro nombre que la hicimos nosotros con nuestros recursos en el boulevard de la Rivadavia. Lo pintaron artistas amigos como la madrina de nuestra murga, Veroka Velázquez. Tenemos un montón de cosas lindas para decir y para ofrecer. Sabemos que Comodoro es la capital de las murgas, tenemos 20 murgas más o menos, son lindas todas, todas tienen un fin, todas trabajan así que esperamos un lindo carnaval. La gente siempre nos acompañó. Ya nos unimos las murgas para programar un carnaval mucho más lindo, más amplio, llevarlo más allá del centro y que podamos más adelante trabajar desde lo turístico con nuestro carnaval.

¿Qué sucede en un ensayo de murga?

Ahora que no hay clases ensayamos lunes, miércoles y viernes y los chicos tienen que venir 15 minutos antes para separar su bombo, arreglarlo, ajustarlo y a las 19:00 se empieza. Hacemos dos tiempos, nuestra murga está muy relacionada con el fútbol. Todos los integrantes tienen un traje distinto, de Boca, River, Central, Newells, Colón de Santa Fe, Huracán de Comodoro, Jorge Newbery, de todas las ciudades los equipos más representativos. Se hace sorteo y al que le toca le toca. Todos los años se actualizan los trajes en base a la camiseta nueva. Es el trabajo que venimos haciendo hace más de 6 años. Lo hacíamos como un agradecimiento por poder mirar fútbol gratis, después formó parte de una crítica. En base a eso, a cada chico le damos la tela y lentejuelas y tienen que buscar una modista. Ahí trabajan las modistas y costureras de los barrios. Se hace bastante amplio. Es personal, con su nombre, su dibujo.

¿Qué notás que cambia en los chicos al ser parte de la murga?

Nosotros somos del barrio Ceferino, estuvo muchos años y en los últimos 25 le hemos cambiado la cara. Los chicos se vuelcan a hacer música, tocan, bailan, se divierten, se comparten. Cuando está lindo hacemos choripanes al costo, ponemos parlantes, calentamos el agua para que la familia los venga a ver, tomen mates, charlen. Hace 10 años yo tenía que decir: “Acá no se toma, acá no se fuma”, hace 5 años que no tengo que decirlo. Son códigos de convivencia que se respetan. Siempre le decimos a los chicos que más allá de entretener y divertir a los otros se tienen que divertir ellos. Se trata de estar buena onda, de reconocer gestos lindos, de aplaudirlos. Nosotros los hacemos sentir importantes, los hacemos sentir artistas. Nos tocó compartir escenario con La Delio Valdéz, con Los Cheremeques, con Re Patra, en el mismo camarín. Ellos se sienten parte. Mucha responsabilidad, mucha diversión y hace que podamos compartir. Lo de los clubes tiene otro mensaje, que el de Racing se saque una foto con el de Independiente, el de Racing con el de River, más allá de las cargadas, que podamos compartir y demostrar que se puede estar juntos. Tratar de cambiarlo aunque sea un poquito. Nosotros tenemos 30 músicos que saben leer música: violín, chelo, violonchelo, bajo, contrabajo, teclado, guitarra más las trompetas, los trombones. Chicos que se sienten importantes, chicos a los que invitan a otros lados. Lograr eso es nuestro trabajo y que los chicos no se olviden. Al sentirse importantes, ellos tienen una responsabilidad, tienen que portarse bien. Todo tiene que ver con todo. Nos ha tocado viajar mucho, conocer los Hielos Continentales, yo no conocía, fuimos a Capital Federal, tocamos en San Telmo, en Palermo. Recorrimos Rawson, Madryn, Dolavon, José de San Martín, Las Heras, Sarmiento, Deseado, Truncado. Para los chicos no es un viaje más. Les decimos: “Chicos ustedes no vienen a pasear, ustedes vienen a demostrar que son los artistas”. Los chicos ponen lo mejor de lo suyo. Bailan, cantan, sonríen, se divierten, es muy lindo. Es un orgullo ver a nuestros chicos contentos.

Te puede interesar
Afuera la pandemia, el mundo en casa


¿Tenés alguna anécdota favorita?

Cuando fuimos a los Hielos Continentales no sabíamos muy bien cómo era. Nos pusimos los trajes para sacarnos fotos, habíamos llevado los bombos y no se podía hacer ruido -risas-. Tuvimos que guardar todo, encima los chicos son como los músicos del Titanic, una vez que empiezan no paran más -risas-. “No se puede toca, no se puede tocar” -risas-. Siempre me acuerdo de esa como risueña y es linda. Después de chicos, grupales, todos tienen muchas anécdotas. Siempre en positivo, siempre cosas lindas, un montón. En los viajes se ayudan mucho entre ellos. Nosotros tenemos como premisa siempre de que el más grande tiene que ayudar al más chiquito, el más chiquito tiene que ser el más respetado de todos. Más el que viene solito porque la mamá y el papá trabajan. Lo mismo pasa con las nenas, las chicas grandes que enseñan, ayuda. Siempre motivándolos porque sabemos que con un reto no se logra nada bueno. Incentivándolos los llevas adelante. Ellos acá no pagan nada, no se paga la tela, las lentejuelas, la trompeta ni el profe. Simplemente tienen que tener la responsabilidad. Hace 21 años vamos a la Maratón de Crónica también porque sabemos que es una fiesta popular, nuestra. Nos ayuda mucho porque nos invitan a otros lados y salen oportunidades. Ojalá que siga muchos años y que podamos seguir acompañando desde nuestro humilde lugar.

“Vemos el 2020 con mucha expectativa porque cumplimos 25 años, son nuestras bodas de plata, estamos armando una comisión de festejo con murgas invitadas. Nos hicimos amigos de muchas murgas en los viajes. Vamos a tratar de traer muchas murgas y tener 10 presentaciones mínimo, llevar todo lo que podemos al barrio. Queremos tener un corso bien armadito todos los fines de semana, cerrar con una cena, agasajar a los chicos, viajar y mostrar lo nuestro. Nos identifica la bandera argentina y tenemos 20 o 30 cada vez que toca la batucada, eso hace que la gente se acerque. También tenemos un proyecto para presentar, presentamos uno en el 2012 y de ahí se armaron 26 murgas. Ahora llevamos un proyecto para armar los carnavales que está muy lindo. Vemos que esta gestión quiere trabajar mucho en lo turístico y queremos colaborar. De a poquito vamos creciendo. Somos los primeros de Comodoro así que todos cumplimos años. También queremos fortalecer todas las alianzas, las amistades con las demás murgas. Es lindo que se conozcan los chicos de las murgas porque así pueden evitar peleas en el futuro y que haya buena onda siempre. Es mi idea y la de todos los directores de murga de Comodoro. Fue unánime la decisión de evitar las competencias de murgas porque no tenía sentido. Borramos la competencia, que no haya rivalidad porque uno sabe cómo empiezan los problemas pero nadie sabe cómo terminan. No estamos pensando en qué hace el otro sino qué podemos hacer nosotros. Queremos invitar a todos los chicos que están, que se fueron, que quieren sumarse, para festejar los 25 años entre todos” destaca.

Comentar
- Publicidad -