La mujer víctima del ataque en Deseado llegó a Salta y fue recibida por el Gobernador

La madre del niño de 4 años asesinado en Puerto Deseado, que fue violada por dos hombres que los atacaron cuando caminaban por una playa, arribó anoche a Salta, junto a su familia, y fue recibida por el gobernador Gustavo Sáenz, según informó el propio funcionario en sus redes sociales.

En tanto para hoy a las 11 se espera la llegada de los restos del niño, que serán trasladados a la ciudad de Rosario de la Frontera, de donde la familia es oriunda. “Recibimos a María y a su familia, víctimas de la tragedia en Puerto Deseado. Nos comprometimos a brindarles ayuda, contención y todo lo que esté a nuestro alcance”, publicó anoche el mandatario salteño en su cuenta oficial de Twitter.

A días del ataque en Puerto Deseado la mujer, acompañada de su familia, emprendió ayer su regreso a Salta, y arribó al aeropuerto internacional Martín Miguel de Güemes, en la capital provincial, pasadas las 22.

Además de Sáenz, la recibieron el ministro de Seguridad provincial, Juan Manuel Pulleiro; el coordinador de Enlace y Políticas de la Gobernación, Pablo Outes; y la secretaria de Derechos Humanos, Mariana Reyes; junto a un sacerdote, miembros de Gendarmería Nacional y familiares.

Luego, la víctima fue trasladada a una clínica privada, donde fue asistida, tras lo cual ella y su familia se dirigieron a una casa de huéspedes de Gendarmería Nacional, donde pasaron la noche.

Te puede interesar
Hallaron ahorcado al acusado de violar a una mujer y de asesinar al hijo de 4 años

Para media mañana está previsto que el féretro con los restos del niño asesinado en Santa Cruz sea trasladado en caravana hacia la localidad de Rosario de la Frontera, a 175 kilómetros al sur de la capital salteña, donde será sepultado.

El hecho ocurrió el jueves último cuando la mujer y su hijo de 4 años, que estaban de visita en Puerto Deseado, caminaban por la playa Cavendish.

De acuerdo a los datos que pudo aportar la víctima a la Policía, en ese momento ambos fueron sorprendidos por dos hombres que los amenazaron, los obligaron a caminar hasta una cueva, ya que el lugar está rodeado de acantilados, y luego la atacaron a ella con fines de abuso sexual.

En medio del ataque, y mientras uno de los agresores amenazaba a su hijo con un cuchillo, la mujer se desvaneció, por lo que los delincuentes, al creerla muerta, se llevaron al chico, a quien finalmente asesinaron a golpes y dejaron abandonado a pocos metros.

Comentar
- Publicidad -