Conductor ebrio desbarrancó el auto cerca del mirador del Chenque

Durante los primeros minutos de ayer se activaron varias alarmas debido a un espectacular accidente que ponía en peligro una -en principio- cantidad desconocida de vidas, ocupantes de un vehículo que había desbarrancado del Camino del Centenario y se encontraba en una incómoda y riesgosa posición, a punto -de acuerdo a lo que podía verse desde diferentes sectores- de caer al sector conocido como Rincón del Diablo.
Pensar en esa probabilidad era, indudablemente, contar con víctimas fatales entre los pasajeros del auto y, además, la posibilidad de que el auto llegara hasta alguna de las viviendas habitadas en una zona que si bien fue desalojada en repetidas oportunidades, vuelve a ser ocupada por vecinos aún cuando no se encuentren habilitados para urbanizar.

Lo cierto es que alrededor de las 00.20 de ayer se informa que un vehículo había desbarrancado en la zona cercana al mirador del Cerro Chenque, por lo que se alertó a personal policial, de Bomberos Voluntarios y hasta se puso en conocimiento de la situación a personal hospitalario de guardia, ante posibles intervenciones por un final trágico de la situación.

Llegado al lugar el personal de la Sección Primera, se confirma que un Volkswagen Gol -dominio KOU 314- con tres ocupantes en su interior, había caído desde el camino alternativo hasta el primer descanso del cerro, vehículo que se encontraba con personas en su interior quienes, seguramente, no llegaban a entender la “milogrosa detención” del rodado en su caída.

Te puede interesar
La reestructuración de la competencia de los veteranos

Con la presencia de personal de Seccional Primera y de Bomberos -quienes fueron convocados por los efectivos policiales-, se llegó hasta el auto para rescatar a los ocupantes, quienes fueron identificados como Agustín Veizaga Torrico, Nélson Torrico y Edison Gutiérrez, los que inmediatamente de recuperados fueron asistidos por personal médico en el mismo lugar del accidente.

Una vez que los tres hombres fueron atendidos por personal de salud y constatado de que ninguno de ellos presentaba lesiones, se solicitó también la presencia de personal de Tránsito municipal y de Defensa Civil, quienes tuvieron la delicada tarea de retirar el vehículo del difícil lugar donde frenó su caída al vacío.

Finalmente, superada las situaciones más riesgosas y a través del sistema DRAGER, se realizó el control de alcoholemia al conductor del Gol, Agustín Veizaga Torrico, quien arrojó una graduación de 2.61 g/L, motivo por el que se labró un acta de infracción por conducir en estado de ebriedad, procediéndose al secuestro del vehículo y su traslado al corralón municipal.

Comentar
- Publicidad -