Clásico comodorense: Newbery empató con Huracán y clasificó

Dzaja de un Lobo que clasificó al ser ya uno de los 2 mejores terceros.

En el emblemático clásico comodorense, que se unió a los festejos por el aniversario 119º de la ciudad, Jorge Newbery estuvo a dos minutos de sellar un nuevo triunfo por el Torneo Regional Federal, debido a que ganaba con un golazo olímpico de Oscar Marchant, aunque a dos minuto del final apareció Jesús Molina para que Huracán estampe la igualdad. El “Lobo” se aseguró el pase a la siguiente instancia debido a que, en el peor de los panoramas, ya es uno de los mejores dos terceros de la zona Patagónica.

El clásico más resonante que tiene el futbol domestico rompió con toda regla que suelen tener este tipo de cotejos, porque en este caso no fue una historia de esas que son aparte. En esta ocasión el cómo llegaban los equipos si se vio reflejado en el campo de juego, porque Huracán buscó imponerse y “vengar” la derrota que tuvo en la primera fecha ante el aeronauta, quien a contra cara, fue astuto, paciente y ordenado para jugar con la urgencia del “Globo”. Logró imponerse en el marcador con un golazo de otro partido y en el complemento, la falta de efectividad para cerrar el resultado, dejó con vida al rival que aprovechó la circunstancia para llegar a la igualdad final.

Encara Leonardo Valdés. El Globo hizo méritos para empatar.

Más pujante y comprometido con la pelota Huracán en los primeros minutos, y con la velocidad de Valdés, Castellano y la explosión de Garino buscó llevar trabajo a la defensa anfitriona que en ningún momento se desordenó y compactamente pudo anular todos los intentos de un “Globo” que no pudo ser bien profundo.

Gana Gastón Barrientos, que fue uno de los destacados del local.

A los once minutos llegó el punto de inflexión en el partido porque en el tiro de esquina desde la izquierda para el “Lobo”, Oscar Marchant hizo rugir “La Madriguera” con un verdadero golazo, ya que el ex Huracán, Florentino Ameghino y Comisión de Actividades Infantiles dio muestra de su excelente pegada, le dio directo al arco con mucha rosca en el envío y la pelota se incrustó en el segundo palo de José Alcaín que nada pudo hacer ante la buena combinación de potencia y precisión para el gol de esos que se denominan “olímpico”.

Los aeronautas llenaron la cancha y pusieron todo el color.

Con la ventaja, creció la sapiencia del dueño de casa. Fue firme en todas las líneas y así emparejó el trámite con buenas trepadas por las bandas y llegando en un par de ocasiones, frente a un adversario que sintió el impacto y pese a tener el dominio del balón buscó más por amor propio que con ideas. De esta manera cayó en un pozo de lucha, fricción e imprecisión el partido, hasta que pasada la media hora Valdés, con una jugada personal sobre el lado zurdo, rebasó a varios adversarios y una vez en el área definió con poco ángulo cuando aparecía por el medio la soledad de Linares. El mismo ágil delantero fue el que tuvo revancha antes del descanso porque luego de un desborde con centro de Chacón, cabeceó potente a espaldas de sus marcadores pero la buena ubicación de Kevin Flores le ahogó el grito a Huracán.

Te puede interesar
Un joven fue detenido cuando intentaba barretear la puerta de una casa
Brian Garino de un Huracán que empató a dos minutos del final.

Gran parte del complemento fue tan cerrado como poco agradable a los ojos. La lucha, la imprecisión y las pocas combinaciones, en uno y otro lado, llevaron el juego a la monotonía de Huracán con la necesidad de igualar, pero el exceso de balón dividió le facilitó la tarea a la bien parada última línea local, que además contó con el gran desgaste y colaboración desde sus costados por parte de Eric Castro y Jacobo Dzaja quienes fueron sacrificados en el retroceso.

A Huracán le quedan dos fechas de local para pasar de ronda.

Media hora hubo que esperar para una ocasión clara de gol y en esta oportunidad llegó desde el lado del anfitrión, porque en un tiro libre indirecto le cometen falta a Villegas en el semi círculo del área; el que se hace cargo del balón detenido es Marchant quien no gritó su segundo gol de la tarde porque el travesaño se interpuso en el festejo. La réplica de Huracán fue con un tiro libre en la puerta del área tras una falta a Chiquichano. José Chacón tomó la responsabilidad y su definición llevaba destino de red, pero Flores con esfuerzo la mandó al tiro de esquina.

Huracán era más corazón que juego, sumaba gente al ataque, aunque relegó espacios para Newbery que esperaba agazapado alguna contra y la tuvo. En una triangulación con el ataque que comandó Villegas, la cedió a Castro por derecha y luego “el corto” la cambió toda a Marchant, pero el delantero no pudo ampliar el marcador porque su disparo se fue apenas ancho, mientras que luego el propio “mono” Villegas tuvo la chance en otra contra, pero al lado del poste izquierdo de Alcaín se fue el disparo.

Ya era ir hacia delante por inercia y obligación en el “Globo” y por el lado zurdo Valdés recibió, se acomodó y mandó el centro al corazón del área para que entre varias piernas aparezca Jesús Molina para empujar y decretar lo que sería el 1 a 1 definitivo. Después los hinchas entraron a la cancha y provocaron varios minutos de demora. Cuando el juego volvió no quedó nada para destacar, solo el empate final que hace clasificar a Newbery, ya que las matemáticas dan cuenta que si o si se mete entre uno de los tres clasificados del grupo a la siguiente ronda, mientras que Huracán quedó a un punto del primer objetivo que es avanzar de fase.

Comentar
- Publicidad -