Puerto Deseado: liberaron a los dos detenidos por asesinar a un nene y violar a su madre

Los dos detenidos acusados por el crimen de un niño de 4 años y por la violación de su madre en una playa de la localidad santacruceña de Puerto Deseado, fueron liberados en las últimas horas por falta de pruebas.

Los dos detenidos acusados por el crimen de un niño de 4 años -asesinado a golpes en la cabeza y luego arrojado a un acantilado- y por la violación de su madre en una playa de la localidad santacruceña de Puerto Deseado, fueron liberados en las últimas horas por falta de pruebas, informaron esta mañana fuentes judiciales.

El fiscal Horacio Quinteros entendió que no hay pruebas suficientes para que sigan privados de su libertad al analizar la información aportada por la policía santacruceña.

Uno de ellos había sido apresado en la misma localidad y el otro en Caleta Olivia a raíz del identikit que elaboraron los investigadores tras la declaración de la víctima, una turista salteña (44) que había llegado con su hijito a la ciudad a visitar a su hijo mayor.

Durante su relato señaló, principalmente, a quien fue su abusador: un hombre de entre 25 y 30 años con secuelas de acné, baja estatura, no más de 1,65 metro, delgado, con una posible lesión en la cara producto del golpe con una piedra que recibió de su víctima.

Te puede interesar
Se continúan tareas por dirigentes del Auto Club en el “Harry”

Su cómplice, el que retuvo al nene mientras era violada, tendría 20 años o menos, estatura similar al abusador, pelo ondulado. El primero vestía jeans, el otro joggings. Los dos vestían buzos con capucha.

La mujer aseguró que dos hombres la amedrentaron con un cuchillo mientras paseaba con su hijo. Y a pesar que ella se defendió arrojándole una piedra a uno de ellos, finalmente la redujeron. Así, la llevaron a una cueva. Uno la violó, mientras otro sostenía un cuchillo sobre la garganta del nene. Dijo que la maniataron con los cordones de las zapatillas del chico y que le metieron sus medias en la boca.

Según su relato, uno de ellos dijo: “No quiero volver en cana. Hay que matarla”, según información de la causa. Así, la golpearon con una piedra en la cabeza, varias veces. Luego, perdió el conocimiento.
Al poco tiempo despertó y comenzó a caminar para buscar a su hijo, que no estaba junto a ella. Tras su testimonio comenzó un rastrillaje en la zona de Punta Cavendish: el cuerpo del nene estaba sin vida sobre las rocas.

Comentar
- Publicidad -