Se complica el acuerdo de precios y salarios que impulsó Alberto Fernández

Con la economía doméstica expectante al desenlace de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno reabrió los canales de diálogo con sindicalistas y empresarios preocupado por el demorado acuerdo de precios y salarios.

El Gobierno intentó en algunos casos establecer las sumas fijas como atajo para postergar las discusiones salariales hasta abril, cuando la pulseada con el FMI posiblemente ya esté resuelta.

En sus reuniones del miércoles y jueves pasado con Hugo Moyano y Héctor Daer, el presidente Alberto Fernández bajó un pedido de moderación en las negociaciones y que se evite la indexación salarial a la inflación. Otros dos funcionarios que tratan a diario con sindicalistas avisaron que desestimarán cualquier aval al otorgamiento de la cláusula gatillo, una llave de ajuste automático que permite no perder contra la inflación y que sigue aún vigente en unos 11 convenios colectivos.

“Cada actividad buscará su propia fórmula para negociar salarios. Lo importante es mantener el poder adquisitivo y que no se traslade esa suba a los precios”, dijo Daer, uno de los dos jefes de la CGT. Los gremios gestionan ahora una visita del Presidente a la sede de Azopardo 802 para escenificar una “institucionalización de la relación” entre el gobierno nacional y el movimiento obrero. Los impulsores de la idea lo imaginan como una suerte de respaldo en la negociación de la deuda, pero además como un mensaje a los empresarios por el alza de precios.Del lado empresario, en tanto, no vislumbran definiciones hasta no resolver la puja con el Fondo. Sobre los precios, un jerárquico de la Unión Industrial Argentina (UIA) fue tajante: “Ya se lanzó Precios Cuidados por un año y revisión por tres meses. No creo que haya mucho más”.

Te puede interesar
Alberto Fernández: "Lo único que estoy pidiendo es que cumplan la ley"

La misma fuente de la UIA, además, advirtió cierto desborde en lo relativo a las paritarias. “Al no haber un discurso único en el Gobierno, los gremios también muestran sus matices. Cuando salta uno y logra un aumento con porcentaje, saltan todos”, describió para demostrar cómo algunos sindicatos omitieron las indicaciones oficiales y eludieron las sumas fijas. El caso más reciente fue el de los camioneros, que anudó un aumento de 26,5% de enero a junio y que ya fue homologado.

Comentar
- Publicidad -