La carne subió hasta 13,5% en enero y anticipan nuevos incrementos

Con una menor oferta de animales en Liniers y una leve recuperación del poder adquisitivo, la cadena productiva del sector anticipa más incrementos.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec reflejó fuertes aumentos en el precio de la carne en el mes de enero.

El asado por kilo subió 11 por ciento, la paleta 9,2% y la carne picada, 13,5 por ciento, de acuerdo con las estadísticas oficiales para el Gran Buenos Aires.

Según la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), “en los mostradores de los comercios minoristas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), en el arranque de 2020, el precio promedio de los cortes de carne vacuna subió un 7,3%”.

Un consumidor que quizá tiene un poco más de poder adquisitivo puede impactar en la suba de precios de la carne en las góndolas”, afirmó Federico Santángelo, de la consultora Agroideas a TN.

En ese marco, explicó que hay menos oferta proveniente de hacienda de establecimientos de engorde a corral, que es la que abastece fundamentalmente al mercado interno: “En ese momento la ecuación del feedlot para terneros de reposición cara, si bien había subido el novillo gordo pero con un aumento importante del maíz, hacia fines de año arrojaba una pérdida de 2000 a 3000 pesos por cabeza. Los corrales se empezaron a vaciar y eso está repercutiendo en estos momentos”, añadió.

“Lo que está sucediendo ahora es algo muy similar a lo que ocurrió en febrero del 2019 pasado donde, si bien el consumo estaba deprimido, la falta de oferta hizo que los precios subieran muy fuerte”, comparó.

“Nosotros preveíamos una suba de precios mayor en noviembre y diciembre de 2019 porque la exportación venía traccionado muy fuerte, sobre todo con los buenos precios que pagaba China. Hoy, con la retracción de precios del gigante asiático sumado al coronavirus, la ecuación para el frigorífico exportador empezó a tener dificultades”, detalló.

“Hay una menor oferta de hacienda proveniente de corrales, que es la que marca los techos de los precios máximos, y un consumo que tiene una leve mejoría en su poder adquisitivo. Esos dos factores van a impactar en la suba de precios de la carne en el mostrador”, finalizó.

En tanto, Leonardo Rafael, presidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores de Carne Vacuna (CAMyA), dijo que “hay una buena demanda y ha vuelto mucha gente de vacaciones. Pero también hay poco ofrecimiento de animales terminados de buena calidad, por eso cuando aparecen lotes destacados surgen valores máximos. En sí, el mercado está en alza: hay una suba de entre tres y cuatro pesos por kilo y eso se va a reflejar en estos días en las góndolas”.

“Creemos que la media res cotizaría en 200/205 pesos en la calle, y los precios en el mostrador rondarán entre los 400 y 450 pesos, dependiendo de la zona del país”, aseguró.

 

Comentar
- Publicidad -