Las lluvias no provocaron mayores inconvenientes

Dentro de una renovada emisión de alerta por lluvias, emitida ayer por el Servicio Meteorológico Nacional, la ciudad soportó sin mayores problemas la persistente precipitación que como siempre sucede -particularmente desde el desastre de 2017- causa temor en algunos sectores.

Si bien las lluvias fueron prolongadas en cuanto a tiempo, la intensidad no fue fuerte salvo esporádicos chaparrones, por lo que desde Defensa Civil se aseguró que no hubo intervenciones de urgencia aunque se mantuvo una guardia activa y reforzada durante la madrugada de ayer por eventuales situaciones graves o de riesgo.

El nuevo alerta emitido ayer por el SMN abarcó el sur y norte de Santa Cruz y el sureste chubutense, destacándose que sobre Comodoro Rivadavia se registrarían precipitaciones continuas durante toda la jornada -tal cual ocurrió- con aislados chaparrones fuertes y probable tormenta eléctrica, calculándose que la lluvia podría acumular algo más de 20 mm durante todo el viernes.

Si bien en algunos casos el alerta meteorológico causa algún grado de temor, lo cierto es que el anuncio preventivo sirve para tomar recaudos con anticipación, como ha sucedido con la limpieza de los canales evacuadores, los que funcionaron sin mayores inconvenientes y con un permanente control por parte de Defensa Civil, lo que permitió “llevar tranquilidad a la población en general” señaló Miguel Bargas, destacando que “si bien preveíamos que no habría lluvias torrenciales, mantuvimos una guardia reforzada durante la madrugada y un seguimiento permanente de la precipitación”.

Te puede interesar
Lo que ocurría hace 10 años

Lo que marcó diferencias con el resto del país fue la baja temperatura en el sur este chubutense lo que, por momentos, ubicó a Comodoro Rivadavia como la tercera ciudad más fría del país, con apenas 14 grados de temperatura, lo que obligó a reforzar los abrigos personales que -al menos para esta época- no se pensaban utilizar.

De esta manera y salvo las molestias lógicas de una lluvia tan prolongada en el tiempo, la que ha mantenido precipitación desde la madrugada y durante prácticamente toda la jornada de ayer -salvo esporádicos momentos- y los barreales en sectores donde no existe asfalto, la cantidad de agua caída no llegó a causar problemas mayores que entorpecieran el normal funcionamiento de la ciudad.

El pronóstico en tanto, y mientras se anunciaban chaparrones aislados hasta las primeras horas de la tarde de hoy, advertía sobre un cielo ligeramente nublado y temperaturas que se mantendrán bajas en nuestra ciudad -entre 12 y 17 grados- con vientos leves, lo que mantendrá condiciones otoñales para el verano comodorense 2020.

Comentar
- Publicidad -