El CIT también comenzó con retención de servicios

Los trabajadores del Centro Integral de Tratamiento de las problemáticas de consumo solo atenderán a los usuarios que ya se encuentran en tratamiento y no atenderán nuevos casos.

El Centro Integral de Tratamiento de las problemáticas de consumo de la zona sur, comenzó con retención de servicios debido a los problemas salariales y la falta de espacio adecuado para desarrollar sus funciones.

El CIT se encarga de brindar espacios de prevención y a la asistencia integral de las personas con consumos problemáticos, y en un comunicado, los trabajadores informaron: “hemos decidido comenzar una retención de servicios. No se dará ingresos a nuevos usuarios, no se realizarán entrevistas iniciales ni nuevas admisiones. Solo se continuará brindando atención de los usuarios que ya se encuentran en tratamiento”.

Falta de recursos

Desde el sector señalan “desde hace varios años vemos cómo la salud pública viene sufriendo un deterioro cada vez mayor, afectando la provisión de insumos, incorporación de recurso humano e infraestructura edilicia”, en concreto en el CIT sostienen: “Hemos perdido personal por distintas situaciones, cuyas vacantes no han sido cubiertas con nuevas incorporaciones a pesar de los constantes pedidos, muchas veces nos encontramos que ante solicitudes de exámenes toxicológicos el laboratorio no cuenta con los reactivos necesarios. Ya no contamos con talleristas, lo cual es imprescindible para realizar tratamientos con una adecuada oferta de actividades que motive a nuestros usuarios”.

Te puede interesar
A cuatro años del Torneo Federal C que ganó Jorge Newbery

Actualmente trabajan en el primer piso del Procap, durante el turno mañana con solo dos consultorios, no cuentan con espacio suficiente para llevar a cabo grupos terapéuticos, para que el profesor de educación física pueda dar clases con los elementos necesarios, ni un lugar adecuado para que desde el área de Nutrición se pueda desarrollar un espacio de cocina saludable.

Problemas salariales

Además como trabajadores de la salud pública, se enfrenta a los problemas salariales de todos los estatales, señalando que la situación económica que atraviesan es insostenible: sin aumentos en el salario básico desde el mes de marzo 2019, los mismos se encuentran por debajo de la canasta mínima necesaria para no caer en la pobreza que de acuerdo a datos del INDEC se estima en 62.000 pesos. “Esto sumado a la continua y creciente incertidumbre respecto a la fecha cierta de cobro de nuestro salario por lo que venimos pagando el peso de una deuda externa provincial que nosotros no generamos” expresan.

Finalmente afirman que: “Por todas estas situaciones hemos decidido que no se puede seguir tapando baches de un sistema público degradado y empobrecido ya que en definitiva no tomar medidas al respecto y continuar atendiendo en estas condiciones nos vuelve cómplices de ese deterioro, afectando en definitiva a la población en general y a nuestros usuarios”.

Comentar
- Publicidad -