Alberto Fernández evalúa penalizar a los que nieguen los delitos de la dictadura militar

Alberto Fernández evalúa impulsar una norma para penalizar a quienes nieguen o relativicen los crímenes cometidos durante la última dictadura militar.

El presidente Alberto Fernández se reunió con los organismos de defensa de los derechos humanos en Francia.

En el encuentro, que se produjo hoy en los locales del hotel Regina, en el corazón de París, los miembros de la Asamblea de Ciudadanos Argentinos en Francia (ACAF) le propusieron al presidente hacer evolucionar la legislación argentina inspirándose de las normas francesas que penalizan el negacionismo del Holocausto.

En este caso, la propuesta de la ACAF fue impulsar una ley que penalice a aquellos que nieguen o relativicen los crímenes cometidos durante la última dictadura militar.

La legislación francesa no es excepcional. El continente europeo, escenario de una guerra que provocó el exterminio de seis millones de judíos entre 1940-45, se dio poco a poco instrumentos legales que condenan no solo el negacionismo, sino también la xenofobia, el odio racial y la discriminación. Esas leyes rigen, entre otros países, en Alemania, Austria, Bélgica y España.

En la reunión, Fernández también prometió ser inflexible con la continuación de los juicios por delitos de lesa humanidad, a fin de que los represores puedan seguir siendo juzgados, según el estatuto de Roma, que obliga al cumplimiento total de la pena.

Te puede interesar
Se suspende el fútbol argentino por el coronavirus

Los representantes de la ACAF no dejaron de expresar también durísimas críticas a la política de derechos humanos del gobierno de Mauricio Macri. En una misiva que entregaron en mano al presidente durante la reunión, manifestaron su esperanza renovada en los cambios que anuncia su llegada al poder “luego de haber sufrido durante cuatro años (2015-2019) las desastrosas consecuencias de la política neoliberal: inflación, pobreza, endeudamiento desenfrenado, destrucción de empresas, del empleo, de la enseñanza pública, de los organismos de investigación científica, manipulación de la justicia, ataques a los derechos humanos…”.

Comentar
- Publicidad -