Barro tal vez

Los acordes de la emblemática canción del Flaco musicalizarán las obras que quedarán plasmadas en Rada Tilly, abrevando en ese material que nos acompaña desde tiempos remotos. Natacha Hugón, docente de la UBA, brinda detalles del taller que dictará a mediados de mes, además de difundir los pilares de la bio-construcción.

(Por Marcelo Melo) “Es un hecho que primero fue la pintura mural y después vino la pintura en lienzo y luego fuimos arribando lo demás. Saquemos el arte a las calles, hagámoslo público.

‘Pintemos nuestras ciudades para que el mundo brille’ propuso Diego Rivera, uno de los más famosos muralistas mexicanos… Paredes como dialecto, habla, mensaje. Paredes como inspiración, como lienzo, como canción. La ciudad como una pintura de gran formato” confiesa un creador que no quiere perder anonimato, ya que cree que la obra que está plasmando en la vía pública debe hablar por sí sola.

“Desde que el hombre es hombre necesitó registrar los acontecimientos de su vida, reflejando así una larga crónica de nostalgias, furias y alegrías. Mientras el homo sapiens tenga un motivo que lo inquiete, continuará escribiendo y pintando en todas las superficies posibles: paredes de sus residencias prehistóricas, antiguas murallas y templos hasta los actuales [EN VIVO] muros de la ciudad” -concluye y sigue adelante-“Este hombre realiza una rápida y apasionada descripción de la evolución de la expresión en imágenes surgidas de la imaginación y plasmadas con las manos, desde las pinturas rupestres a la actualidad. ¿Si agregamos un material, para llevarlos a cabo, que tiene tantos años como el planeta, lluvia mediante, nos enchastramos las manos con barro”.

Entre el 14, 15 y 16 próximos, en Rada Tilly, se llevará a cabo un taller para realizar murales con tierra estabilizada y pigmentada a cargo de la docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Natacha Hugón, quien no solo se dedica a plasmar belleza en paredes urbanas, sino que promueve y lidera proyectos de bioconstrucción en el país. Hugón es capacitadora de recursos humanos en construcción con tierra cruda, miembro del programa Arquitectura y Construcción con Tierra (ArConTi) de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FADU- UBA) y miembro de la red nacional PROTIERRA. Esta iniciativa similar ya fue realizada en varias provincias y en otros países de Latinoamérica.

-¿Cuán extendida está la bioconstrucción/ permacultura en la Argentina? ¿qué antecedentes tiene en el país y qué beneficios?

-La bioconstrucción es una arquitectura que armoniza con la naturaleza y con el ser humano a la vez, en cuanto a que debe de ser eficiente, sostenible y buscar una mínima huella ambiental y, por otro lado, ser una edificación sana, sin contaminantes, bien aislada y con la correcta ventilación, generando así tanto la vivienda como el entorno residencial, muy relacionados con la naturaleza, dignos y compatibles con la vida humana. Los beneficios de utilizar materiales tan nobles como la tierra, la madera, la caña, la paja -entre otros materiales- para construir nuestros hogares son muchos: regula la humedad y temperatura ambiente interior, es un excelente aislante acústico, ahorra consumos de energía, es ignifugo, favorece la salud ya que reduce la contaminación ambiental del dióxido de carbono, conserva la madera y demás materiales orgánicos y tiene amplias y elásticas posibilidades estéticas ofreciendo calidad a la experiencia de vivir.

-En el proyecto de investigación Atlas Tierra Argentina analizan casos en tres períodos: prehispánico, colonial y republicano ¿Cuáles son brevemente las características claves?

-El proyecto de Atlas Tierra Argentina forma parte de un programa de investigaciones que hemos realizado un grupo multidisciplinario de investigadores de varias regiones del país. Nos proponemos mapear la arquitectura de tierra de la Argentina, como tienen otros países. Comenzamos con una etapa de formulación de cuestionarios para poder estandarizar la información, luego pasamos a la obtención, relevamiento y procesamiento de los casos, de los períodos Precolombino, Colonial, Republicano y Contemporáneo, tanto la producción vernácula de hábitat, como la arquitectura de autor y sumamos también proyectos de autoconstrucción.

Ahora estamos en la etapa final, del mapeo propiamente, armado de glosario y otros detalles. Venimos trabajando hace varios de años, si todo va bien este año hacemos la primera edición digital.

-Contanos sobre la convocatoria de los chicos de Trevelin, qué hiciste, con quiénes te relacionaste y qué quedó en obra.

-El verano pasado realicé dos talleres en Trevelin , uno en la zona urbana en las instalaciones de un Jardín de Infantes hicimos un mural unos siete metros que representó fauna y flora del Parque Nacional Los Alerces. Mientras que, al segundo taller, tuvimos que armarlo a última hora debido a que la inscripción superaba en más del doble la cantidad de vacantes del primero que era limitada por el tamaño del mural. Entonces, en el área rural, se realizó la segunda capacitación en la que concretamos otro mural de 18 metros de largo. Esto permitió que todos los interesados pudieran asistir -un total de 28 personas-. Vinieron autoconstructores, arquitectos, bioconstructores, albañiles y artistas plásticos de varios lugares del país, pero sobre todo de Patagonia.

-¿En qué consiste la experiencia que van a incorporar los asistentes al próximo taller?

-Proponemos el objetivo de realizar un mural y otras actividades que nos acerquen al reconocimiento de la tierra como nuestro material constructivo. Formulé un programa de capacitación, mediante el cual nos valemos de recursos creativos, lúdicos y artísticos para demostrar sus propiedades, sus ventajas, sus límites, sus potencialidades y los usos apropiados de los revoques para una bioconstrucción.

-¿Cómo sigue tu trayectoria luego que de tu paso por Rada Tilly?

-El Mural que quedará en “ Espacio Vivo” en Rada Tilly será el resultado del trabajo de todos los participantes del taller, quienes dejarán plasmada ahí toda su energía. Es muy importante comprender que este trabajo colectivo de aprendizaje se puede realizar gracias a personas como Gabriela -parte de los organizadores-, que ofrecen su hábitat para la formación de tantos otros, favoreciendo así la difusión de estas técnicas.

Mi tarea de capacitación continúa con varios talleres en diferentes lugares del país, los más próximos los realizaré en Buenos Aires. En febrero, otro de murales y, a principios de marzo, participaré como docente en una capacitación que se realizará en la FADU-UBA, actualización profesional sobre “Tecnología y proyecto en la construcción en tierra, materiales, técnicas, sistemas constructivos y diseño”, organizado por la Secretaría de Posgrado, dirigido por el arquitecto Rotondaro.

Después, me esperan -a fines de marzo- en La Paz, Bolivia para realizar otro sobre revoques de tierra en la Facultad de Arquitectura.

Materiales de la naturaleza 

“Nosotros utilizamos este material que la naturaleza nos brinda para hacer viviendas sustentables. Solo utilizamos tierras estabilizadas.

Esto es algo que la humanidad viene utilizando hace miles de años y hay unos últimos 50 años de mucha investigación a nivel mundial porque es un material sustentable.

En Argentina tenemos especialistas que hace más de 40 años investigan la arquitectura de tierra, produciendo investigaciones que son muy útiles para aportarle las tecnologías modernas y la investigación contemporánea a técnicas que son ancestrales, que son más que probadas, porque el transcurso de los siglos ha probado que son muy eficientes” manifestó a principios de 2019 en el marco del “Encuentro Latinoamericano y europeo sobre Edificaciones y Comunidades Sostenibles” desarrollado en la Universidad Tecnológica de Santa Fe.


Aprendizaje de arcilla 

El taller que se concretará en Espacio Vivo proporcionará una capacitación teórico–práctica, el uso de todos los materiales, herramientas y equipos necesarios para el desarrollo de estas técnicas de abordaje del material, refrigerios de media mañana y media tarde que además contarán con una alternativa vegetariana.

La jornada está destinada a autoconstructores, profesionales técnicos y estudiantes interesados en la arquitectura y la construcción en tierra, artistas plásticos y público en general, todos aquellos interesados en técnicas constructivas y plásticas que utilizan materiales naturales, reciclables y no tóxicos. Para participar de la jornada se hará necesario concurrir ropa cómoda, no se requiere experiencia previa y deben ser mayores de 15 años. La actividad propone valerse de recursos creativos, decorativos y artísticos para demostrar las propiedades de la tierra, sus ventajas, sus límites, sus potencialidades y los usos apropiados.

Comentar
- Publicidad -