Investigadores españoles lograron obtener niobio y tántalo, indispensables para la fabricación de dispositivos electrónicos, de una mina en Orense, la única en Europa donde se pueden extraer estos metales.

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (CENIM) desarrollaron un procedimiento para recuperar estaño de una mina de la provincia de Orense y extraer, de la escoria resultante en ese proceso, los dos metales más valorados por la industria tecnológica por sus propiedades químicas: el niobio y el tántalo, el llamado “oro negro” para la fabricación de los teléfonos móviles.

Se trata, según informó el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de los primeros compuestos de esas materias primas que se han sintetizado en España en la primera y única mina para su extracción que existe en Europa.

Coltán, un mineral “estratégico” para la UE

“El coltán es un mineral relativamente escaso que contiene niobio y tántalo y forma parte de los minerales estratégicos para la Unión Europea por sus propiedades para fabricar la mayoría de los dispositivos electrónicos que nos rodean, desde teléfonos móviles a consolas de videojuegos”, explicó Félix Antonio López, investigador del CENIM.

López lidera el proyecto “Estannio” -en colaboración con las empresas Strategic Mineral y Krown-, que busca diseñar procesos para aprovechar los residuos mineros de la mina de Penouta, en la aldea de Viana do Bolo (Ourense).

El CSIC recordó este miércoles (05.02.2020) en una nota de prensa que la empresa Rumasa explotó este yacimiento hasta su cierre en 1982, lo que provocó una gran cantidad de residuos que contienen estos valiosos minerales.

Alternativa a extracción en zonas de conflicto

El rápido aumento de la demanda y el hecho de que su obtención en otros lugares del mundo está vinculada a la explotación infantil y a los conflictos bélicos, como el Congo, han convertido en “esencial” encontrar una alternativa que permita obtener estos minerales en zonas libres de conflictos.

El director de Strategic Minerals, Francisco Polonio, subrayó que desde que la empresa minera reanudó la actividad hace unos meses se están procesando las balsas y escombreras de la antigua mina y se está iniciando la explotación del yacimiento a cielo abierto, de donde se extraen estaño, tántalo y niobio, y adicionalmente cuarzo, feldespato y mica”.

A partir de los minerales extraídos en la mina, un equipo de investigadores del CENIM ha desarrollado un proceso que permite obtener estaño de alta pureza y posteriormente, de la escoria resultante, compuestos de niobio y tántalo.

Los científicos han desarrollado una serie de procesos químicos con los que consiguen separar estos valiosos metales y alcanzar una calidad comercial que no se puede lograr con los métodos tradicionales, informó el CSIC.

Creación de empleo, sin afectar el medio ambiente

La vida útil de la mina será de entre 35 y 40 años, como mínimo, y a diferencia de otros proyectos, los trabajos en la mina de Penouta no han generado ningún rechazo social, ya que su reactivación ha generado empleo en el municipio.

Tampoco existe riesgo medioambiental, pues “el proceso de obtención de los concentrados no lo implica”, según el director de Strategic Minerals.

Dentro del proyecto “Estannio” se ha instalado una planta comercial de fusión para la obtención de estaño en Salamanca y una planta piloto hidrometalúrgica de obtención de niobio y tántalo en el CENIM.

Comentar
- Publicidad -