Marcos, el gladiador de sangre reverdecida

Desde los seis años que Marcos Luciano Segovia (16) se compró un traje de gladiador y no se lo quitó más. Jamás le quedó chico porque la vestimenta se iba extendiendo a medida que sus brazos y piernas se iban desarrollando. No se trató de un disfraz, fue auténtico, tan genuino como legítimo. Porque sólo un gladiador puede con todo lo que lidió Marcos. Visitas interminables a centros asistenciales en Caleta Olivia y en Buenos Aires. Una mamá -Ana Antipán- que se convirtió en su espada para luchar ante esa adversidad que parece ensañarse con uno. Y el respaldo de una familia que se encolumnó atrás de su propósito: recuperar la salud.

Miguel Licanqueo fue el segundo comodorense que tuvo la corrida.

“Leucemia linfoblástica aguda”, decía el diagnóstico cuando empezaba primer grado. Lo que no mencionaba ese papel -hoy ya amarillento- es que Marcos dispone de una entereza que se le podría “diagnosticar” a muy pocos.

A pesar del diagnóstico, Marcos Segovia (1310) no baja los brazos, y fue uno más en desafiar la corrida.

Sus ganas siempre fueron de la mano con los deseos de superación. Entonces, las quimio destructibles del cuerpo y el alma, no pudieron con sus sueños de llegar algún día a ver un partido de la Liga Española. Uno del Barsa ante quien sea. Marcos superó ese tratamiento hostil como Messi desparrama rivales en el Camp Nou.

Roberto Zamit premia el trabajo de Roberto Cotognini con una plaqueta.

No se trató de una meseta apacible. Ya con 14 años, Marcos se debilitaba por la fiereza del método que trata de vencer día a día. Seis meses que se convirtieron en una rutina detestable. Desapareció el cabello pero jamás se desvaneció ese carácter portentoso para entender que había que pasar el trance para algo superior.

Una postal del ascenso de la Av. Rivadavia, donde se observa una multitud.

Poco a poco aprendió a darle a su cuerpo una alimentación saludable porque sabe que es el modo de no abandonar la postura de gladiador. Hizo un hábito de las verduras en la semana, pero el aroma a asado es infaltable el sábado o domingo.

Además de pelear, ganar, volver a luchar, sentirse desganado, retomar la batalla, abrazar una buena noticia, asimilar las que no lo eran tanto; además de todo eso, a Marcos siempre le gustó correr, algo que heredó de su madre, a quien acompañó siempre que pudo tanto en los entrenamientos como en las competencias.

Correr le dio una visión más clara de lo que es disfrutar de la vida. Tiene una enorme ventaja sobre casi todos chicos de su edad. Sabe de los extremos. Conoce el punto mínimo, ese que parece no tener lugar para descender aún más. Pero también la plenitud de respirar el aire fresco de la costanera caletense.

Hace dos años, Marcos soportó con hidalguía -y por seis meses- el tratamiento de quimioterapia. El sábado corrió Crónica y terminó sexto en Cadetes. Cómo no sentirse inmensamente feliz al cruzar el arco de llegada!!.

Agradeciendo las colaboraciones

Paso la 65º edición de la corrida internacional “Aniversario Diario Crónica Dr- Diego J. Zamit”, y sin la colaboración de las empresas y comercios de la ciudad, hubiese sido imposible llevar a cabo esta nueva aventura atlética, que es la máxima expresión que tiene el fondismo de Comodoro Rivadavia.

Ellos son Banco Credicoop, Casino Club SA, DLS Argentina Limited, ETAP SRL, Electro Juan SA, Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Akar Automotores SA, Carnes Dante SRL, Frigorífico Fernández Fernández, Frigorífico Trenel, Municipalidad de Rada Tilly, Otero e Hijos SA. Gamar SA, Mercado Concentrador de La Costa, Depósito Musotto, Coll Automotores, Panadería Universal, Transporte Unión SA, Vermaz SRL, Terramar SRL, Grúas Crane SRL, Valdesogo Baterías SRL, Expreso de Pasajeros Rada Tilly SRL, Christensen Roder, Forte Ferretería Industral, Lasa SRL, Transportadora Gas del Sur, CAPSA SA, Tintorería 5 a sec, Iron Truks (Gustavo Andrada), Novomet Argentina SA, Estación de Servicio Eureka SA y Parrilleros Ramón Mendoza y Mario Duarte.

Comentar
- Publicidad -