El testigo que ubicó a 7 rugbiers en la escena del crimen de Villa Gesell va a otra rueda

Cerca de las 7 de la mañana, llegó a la sede de la Secretaría de Seguridad de Villa Gesell el vehículo que trasladó desde Pinamar a los 10 rugbiers detenidos por el brutal crimen de Fernando Báez Sosa​, asesinado a golpes a la salida del boliche Le Brique en la madrugada del sábado 18.

Poco después, comenzaron a llegar los “extras”: se trata de jóvenes que son recolectados por la policía a la salida del boliche Pueblo Límite para participar de las ruedas de reconocimiento. Este martes se hace la cuarta y última, con la expectativa del aporte que pueda hacer el nuevo testigo que se presentó este lunes ante la fiscalía.

Su testimonio puede ser determinante para definir el mapa de quiénes golpeaban y quiénes arengaban exaltados a esos agresores, y los que de un modo u otro estuvieron implicados en el asesinato de Báez Sosa.

Se trata de un turista de 21 años que se presentó a declarar este lunes en la Fiscalía Descentralizada de Villa Gesell, a cargo de Verónica Zamboni, que durante dos horas dio detalles que los abogados de la familia de Fernando consideran contundentes, porque consigue ubicar a por lo menos 7 de los imputados en la escena cumpliendo diferentes roles en el crimen.

El nuevo testigo, que no tiene relación con los amigos de Fernando, se suma este martes a la última rueda de reconocimiento, para la que ya estaba prevista la participación de otros tres jóvenes.

Te puede interesar
Un empresario mató a su esposa y se suicidó en un country de Pilar

“Su testimonio fue muy claro, contundente, en describir roles de estos animales que protagonizaron el asesinato”, contó este lunes Fernando Burlando, aunque lamentó que más allá “de la importancia que tiene para la causa, el relato que hace es dramático”.

Según explicaron desde la querella, el nuevo testigo afirmó que uno de los jóvenes lideraba el ataque y “todos los demás se movían detrás de él”. Se trata de uno de los que golpeó a Báez Sosa cuando estaba en el piso, aunque no precisó de quién se trata ya que el reconocimiento se hará este martes.

El lunes, en la tercera rueda de reconocimiento, tres de los diez rugbiers fueron identificados, uno de ellos como quien aplicó puñetazos a la víctima, otro como “arengador” de los agresores y el restante como integrante del grupo aunque no en un rol específico.

Según fuentes consultadas por este diario, el detenido Luciano Pertossi (18) fue reconocido por dos testigos como la persona que vieron pegarle trompadas a Báez Sosa frente a Le Brique. Otros dos testigos también señalaron a Ayrton Viollaz (20) y lo sindicaron como quien alentaba a los agresores a seguir pegando. Por último, a Matías Benicelli (20) un sólo testigo lo identificó como parte del grupo de rugbiers, pero no le asignó un rol concreto.

En las ruedas anteriores habían sido identificados positivamente Máximo Thomsen (20) y Enzo Comelli (19) en los roles de atacantes directos, y Ciro (19) y Lucas Pertossi (20), teniendo participación tanto dentro como fuera del boliche.

Te puede interesar
Un empresario mató a su esposa y se suicidó en un country de Pilar

De este modo, continúan siendo tres los detenidos que no fueron identificados en ninguna de las ruedas de reconocimiento, Alejo Milanesi (20), Blas Cinalli (18) y Juan Pedro Guarino (19), pero la querella indica que aunque los testigos no los señalaron en la pericia, hay dos de ellos que aparecen tomados por distintas cámaras, por lo que su imagen aparece en video. Solo uno aún no fue ubicado en la escena.

Comentar
- Publicidad -