El creciente patrimonio del macrista que olvidó un sobre con 10 mil dólares

Rodrigo Sbarra

Rodrigo Sbarra, el exasesor de Francisco Cabrera en el Ministerio de Producción se desligó del sobre con u$s10.000. Tiene 37 años, es economista y tiene un master en Finanzas.

El ex asesor de Francisco Cabrera en el Ministerio de Producción y furibundo macrista empedernido, Rodrigo Sbarra, quedó en la mira de la Justicia, luego de que hallaran u$s10.000 en un cajón de un escritorio de la oficina que utilizó hasta el 9 de diciembre pasado.

Viajero, bostero y ex bloggero. Su pequeña creación en Internet “De Cara 2011”, quedó en desuso en junio 2012. La aventura escritora le duró tres años.

En las redes se lo conoce como el autor del “Kerner”, que luego popularizó Elisa Carrió. Sbarra adora a Carrió y odia a los dirigentes y políticos kirchneristas. El tono de sus mensajes contra la gestión de Cristina Fernández dragó la grieta y la profundizó, hasta que asumió Macri y empezó a quejarse de los que criticaban las medidas neoliberales del ex mandatario. Recién ahí comenzó a pedir la unidad de los argentinos.

Su perfil profesional público brinda algunos datos duros: es licenciado de la UBA, posee en master en Finanzas de la UCEMA, fue consultor externo del INTA, trabajó de “enlace parlamentario” del Palacio de Hacienda de junio de 2009 a mayo de 2012 (entró con Amado Boudou y se fue con Guido Lorenzino) y asesoró a Cabrera cuando era ministro de Desarrollo Económico en el Gobierno de la Ciudad.

Tres días después que asumió Mauricio Macri la presidencia, Sbarra fue nombrado a través del decreto 68/2015 como subsecretario de coordinación del Ministerio de Producción de “Pancho”, su entonces jefe.

Una de sus mayores responsabilidades la asumió en febrero de 2018, cuando se hizo cargo del “Programa de Competitividad de Economías Regionales”, una iniciativa que recibió u$s200 millones de financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Con la disposición 12/2018 de Cabrera, Sbarra fue designado coordinador general del programa, con facultades para realizar todas las operaciones y contrataciones “necesarias” para la ejecución de ese plan.

Sbarra tiene 37 años recién cumplidos -es del primero de enero- y está inscripto en la AFIP como prestador de “servicios de asesoramiento, dirección y gestión empresarial realizados por integrantes de los órganos de administración y/o fiscalización en sociedades anónimas”.

Te puede interesar
Fernández: "Con el Papa queremos terminar con la disputa entre los argentinos"

Antes de ingresar al Gobierno de Macri, declaró bienes por $1.169.574, una participación en la empresa Arquigreen S.A., a la que también le debía $149.000, un departamento de 62 metros cuadrados (m2) en la Ciudad valuado en $930.000. O sea, que casi todo su patrimonio era su casa. Al cierre del período 2015 ya declaró la compra de dos terrenos en la localidad de Navarro: uno de 619 m2 y otro 1324 m2, cada uno valuados en $98.000.

Luego de cuatro años de intenso trabajo y muchísimos viajes, cuando se fue de la administración pública, en diciembre pasado, además de ya tener a su tercera heredera, Josefina, la más pequeñita de la familia, declaró bienes por $30.532.773. En el último año de Cambiemos ganó más de $5 millones.

Según la DDJJ de “baja” presentada en la Oficina Anticorrupción Sbarra posee:

Un departamento de 185 m2 con cochera en la Ciudad de Buenos Aires ($13.160.160)

Los dos terrenos en Navarro: ahora miden 620 m2 cada uno, y están cotizados en

$238.000 y $524.000, respectivamente.

Un auto Mini Cooper Countryman All4 valuado en casi $2 millones.

Bienes de hogar por $816.018

Depósitos de dinero en el exterior por $6,2 millones

Depósitos de dinero en efectivo en el país por $95.164

Depósitos en dólares en el país por $6,8 millones.

Una deuda con el banco BBVA (se estima de tarjeta) por $9.402

Una deuda con José Alberto Sbarra en dólares por $5,1 millones.

Sbarra reactivó su cuenta de Twitter para justificarse y se desligó del tema. Eso lo determinará la Justicia. Por ahora, genera más dudas y sospechas los documentos y anotaciones donde figuraban montos y cifras en pesos y en dólares, fechas de inscripción -una decía “noviembre”- y hasta el nombre de una empresa.

Comentar
- Publicidad -