“Inclusión de cotillón”: la crítica viral al lenguaje inclusivo

Un cordobés relató la visita a un bar que inició con el saludo de la moza: “Hola, chiques”, pero derivó en una profunda reflexión.

“Hola chiques”, saludó la mesera de un bar de la ciudad de Córdoba al llegar a la mesa de Severo Sosa y un matrimonio amigo, y desencadenó el enojo del primero.

Sosa es testigo en primera persona de una exclusión frecuente: es padre de un chico con autismo y además, su hermana es ciega.

El diálogo que se desarrolló a partir de ahí le causó tal irritación, que el hombre publicó un texto contra el lenguaje inclusivo en su cuenta de Facebook, titulado “Inclusión de cotillón”.

“Ayer me siento en un bar en Nueva Córdoba con un amigo y la sra. Llega la encargada de atendernos, nos saluda con una sonrisa y se da el siguiente diálogo que me trajo un recuerdo de una charla con unos amigos:

-¡Hola chiques!-

-¿Chiques?- le dije yo, también con una sonrisa.-

-¡Así es! Somos un bar inclusivo. Orgullosamente lo decía.-

-Mira que bien, me viene bárbaro entonces, porque en un ratito viene mi hermana que es ciega. ¿Tienen la carta en braille?-

-Ay no, eso no tenemos. Me dijo la verdad un poco preocupada.-

-¡Apa! Y no vas a creer, pero viene con mi hijo, que es autista. ¿Carta con pictogramas para la gente autista, tienen? Le pregunté.-

-Y no, perdón. Me dijo visiblemente nerviosa.-

-No te hagas drama, suele pasar. Pero la verdad me imagino que lenguaje de señas para los clientes sordos no deben saber.-

-La verdad me estas matando. Me contestó sonriendo nerviosa.-

Ella ya no estaba cómoda, sonreía con vergüenza, un poco de culpa, y un poco de embole también. Y ahí le dije:

Te puede interesar
En Corrientes ya se confirmaron 13 casos de Dengue

-No te hagas drama, suele pasar en todos los bares. Pero entonces lamento contarte que no son un bar inclusivo, son un bar progre de cotillón.-

-¿Por qué me decís eso!?

-Porque esos tres casos que te acabo de mencionar, son 3 grupos de gente absolutamente excluidos del sistema. En tu caso acá en el bar, casi que no podrían pedir lo que quieren porque no podrían hacerte un pedido. Algo tan básico como comunicarse y pedir que comer.

¿Querés ser inclusivo? Incluí a todos ellos, y todos los que el sistema directamente no da lugar. Es difícil, sí y mucho. Porque si yo digo que ayudo a los pobres porque le doy $50 por mes a un pobre, no estoy ayudando, estoy haciendo ayuda de cotillón, de maquillaje, esa que se ve lindo, pero que sabemos que no sirve para nada más que disfraz.

Después nos trajeron el pedido, incluida la cuenta, esa la tenían en el idioma que quieras”.

La publicación fue compartida cerca de 70 mil veces en solo dos días y generó 30 mil reacciones.

Sosa aseguró que su historia fue real. Explicó que no está en contra del lenguaje inclusivo, debido a que también recibió muchas críticas, pero que sí le molestan “los paladines de la inclusión”.

“Nadie se anima a decirlo, pero hablar con lenguaje inclusivo no te hace inclusivo. Es cool, es maquillaje”, manifestó. También confirmó que son ciertos los datos que da en el texto sobre que tiene un hijo con autismo y una hermana ciega, por lo que vive a diario la falta de inclusión.

Comentar
- Publicidad -