Al menos por el momento se levantó la medida de fuerza de Camioneros

Cuando desde diferentes sectores se anunciaba, preventivamente, los inconvenientes que se generarían con la continuidad de una medida de fuerza del sector Camioneros que mantenía paralizada la distribución de combustibles desde Playa de Tanques, el propio secretario general del gremio señaló ayer que “levantamos porque resolvimos el tema de la policía, del bono y acordamos una reunión, el próximo viernes en Buenos Aires, con directivos de YPF”.
A pesar del anuncio, Jorge Taboada resaltó también que la superación inicial del conflicto es “condicional a los resultados que tengamos en la reunión prevista el miércoles próximo” respecto del bono de fin de año que se había acordado con algunas empresas de logística y operadoras petroleras, situación que presenta otro problema por una “situación interna patronal” con un quiebre institucional de las cámaras del sector.

De todas formas, lo cierto es que el levantamiento del conflicto permitió que desde poco después del mediodía de ayer comenzaran a circular nuevamente los camiones cisternas cargados de naftas y gasoil y hacia sus diferentes destinos, lo que llevó tranquilidad a la comunidad local, como a localidades donde el combustible permite mantener en funcionamiento los generadores que iluminan poblados enteros y su faltante provoca otros inconvenientes que se suman a los de movilidad vehicular.

Precisamente y en cuanto a la afectación por la paralización de la Playa de Tanques, cabe recordar que desde allí se abastecen con combustibles un total de 73 estaciones en nuestra provincia y en Santa Cruz, incluyendo la red de Petrominera en Chubut que abastece el interior de la provincia.

Te puede interesar
Luque y Taboada analizaron la actualidad de la región en materia de empleo

Además de ello, la terminal de Comodoro Rivadavia abastece a las 25 usinas del interior chubutense y 8 de la provincia de Santa Cruz, las que se utilizan para el suministro de energía eléctrica a un total de 33 localidades.

De esta manera y si bien solo la estación de Garayalde había llegado al extremo de quedarse sin naftas, al levantarse la medida de fuerza comenzó a normalizarse el abastecimiento de combustible en la ciudad, el sur-oeste chubutense y un sector del norte santacruceño.

Comentar
- Publicidad -