Golpean y atan para robarle al gerente de una estación de servicio en Río Mayo

En la madrugada del domingo y mientras se desarrollaba aún la edición 2020 del Festival Nacional de la Esquila en Río Mayo, un grupo de desconocidos perpetró un violento asalto en el domicilio particular de José Avellaneda, gerente de la estación de servicio De Forcas SRL, propiedad de Malena Enríquez.

De acuerdo a lo que pudo conocerse, al menos tres hombres con el rostro cubierto sorprendieron durante la madrugada al vecino riomayense en su domicilio particular, donde se encontraba junto a su esposa, logrando reducirlo violentamente.

Luego de lograr la inmovilización del hombre, de golpearlo violentamente y de amenazarlo con armas blancas, le sustrajeron dinero y algunos elementos que encontraron en el domicilio, para luego darse a la fuga sin el botín que, supuestamente, Avellaneda tendría consigo como producto de lo recaudado en la estación de servicio que tiene a su cargo.

La señora Malena Enríquez -propietaria del establecimiento junto a una de sus hermanas- confirmó el asalto y la violencia del hecho cuando “aún se vivía la fiesta de la esquila, motivo por el que no había mucho personal policial en las habituales recorridas, debido a que la mayoría de los efectivos estaban abocados a la prevención y seguridad del predio Olegario Paillaguala” donde se realizaba la tradicional fiesta campera y familiar que convoca a miles de personas durante su desarrollo.

Te puede interesar
Duro comunicado de La Bancaria luego de la muerte de un empleado del Banco Nación

Según destacó Enriquez “además de bienes personales, los delincuentes se alzaron con varias llaves que tenía Avellaneda en su poder, entre ellas las de diferentes dependencias de la estación de servicio por lo que por el momento, nos encontramos con custodia policial hasta tanto pueda acercarse un cerrajero, desde Sarmiento, que nos permita cambiar todas las cerraduras”.

En cuanto a la violencia ejercida contra el gerente y su esposa, solo se señaló que “fueron golpes, ataduras y los tiraron en el piso a los dos”, sin mencionar si la sorprendida pareja sufrió daños mayores aunque, de hecho, José Avellaneda se encontraba prestando declaración por lo que se presume que no tuvo lesiones graves.

Durante la tarde de ayer y mientras se daba continuidad a la investigación del caso, los efectivos policiales guardaban especial atención preventiva tanto a los propios damnificados como a la misma estación de servicio cuya recaudación, se presume, era el interés central de los delincuentes.

Comentar
- Publicidad -