La despedida de Fernando Báez Sosa: “Se me fue la vida, estoy muerta”, dijo su mamá

Graciela, la madre de Fernando Báez Sosa-el joven al que un grupo de rugbiers atacó y mató a golpes a la salida de un boliche de Villa Gesell – pidió justicia por su hijo durante el velatorio y en la previa de entierro previsto para hoy en Chacarita.

“Tienen que pagar por lo que hicieron”, reclamó en declaraciones a la prensa, en medio del llanto, mientras enfatizaba el reclamo y la intención de que el caso se esclarezca lo más pronto posible. “Se me fue la vida, estoy muerta”, lamentó.

Antes de partir hacia en el entierro, el cuerpo de la víctima será despedido en su colegio. “A pedido de su familia, despediremos a Fernando Báez Sosa en su colegio, nuestro colegio. Entre las 9:00 y las 10:30 su cuerpo estará en el Marianista para que todos podamos acompañar a su familia, dar el último adiós y rezar por él y con él antes de su partida hacia el cementerio”, anunciaron desde las redes de la institución. Tras ello, será sepultado en Chacarita.

Ayer, a horas de enterarse de lo ocurrido, el padre de la víctima, Silvino Báez, aseguró que se enteró el sábado por lo mañana de lo que había ocurrido y declaró: “A mi hijo lo mataron como a un animal”.

“Estamos destrozados. Era nuestro único hijo, el futuro de la familia. Lo hicieron pedazos. Para cada padre su hijo es lo más importante. Yo vivía para él y su mama también”, agregó el hombre en diálogo con el canal de noticias C5N.

Te puede interesar
Se hizo pasar por su hijo de 11 años para detener al hombre que lo acosaba

Asimismo, Silvino pidió justicia, afirmó que tiene fe en que las autoridades harán su parte para condenar a los culpables y dijo: ” Estamos muy dolidos, no sé cómo estoy parado. Se ve que mi hijo me está dando la fuerza”.

El crimen de Fernando ocurrió el sábado, alrededor de las 4.50, a la salida del boliche “Le Brique”, en la avenida 3 y Paseo 102, en pleno centro de Villa Gesell. Allí el joven de 18 años, estudiante de Derecho, fue atacado a golpes de puño y a patadas por un grupo de rugbiers.

Por el hecho, 10 jugadores de un club de Zárate fueron detenidos en la casa que habían alquilado para pasar sus vacaciones en esa localidad balnearia. Un restante sospechoso fue localizado más tarde en esa ciudad del norte de la provincia de Buenos Aires.

Comentar
- Publicidad -