Se superó la máxima y las playas volvieron a “convertirse en pocas”

Un verdadero aluvión de personas se volcó a las playas comodorenses, de Rada Tilly y algo más al sur hacia los límites, enormes sectores costeros que no alcanzaron a albergar a la masa de veraneantes dispuestos a disfrutar de una jornada calurosa, a pleno sol y sin viento de superficie.

De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional, la máxima prevista para ayer sería de 28 grados pero poco después del mediodía la marca alcanzó los 29,5 con sensación térmica de entre 30 y 33 grados, de acuerdo al sector donde se midiera y a la proximidad o no, de la costa.

En la búsqueda de un ambiente más fresco, centenares de personas volvieron a plazas y playas, aún soportando el lento tránsito por una Ruta 3 colapsada por momentos debido a la gran cantidad de automovilistas y a la ausencia del camino alternativo costero que, aparentemente, volvería a ser realidad en un tiempo prudencial debido al inicio de obras que permitirían recuperar la traza para unir Comodoro con Rada Tilly.

Con las playas colmadas, desde las extensas de zona norte -las que aún sin guardavidas sigue convocando a los vecinos comodorenses- hasta cerca del puesto fronterizo provincial Ramón Santos, Rada Tilly se convirtió en una de las más visitadas, especialmente por diferentes actividades deportivas en el balneario lo que, a los circunstanciales playeros, sumó un público cautivo por la práctica de deportes como el hockey playero que, incluso, definía clasificaciones en diferentes categorías.

De esta manera, con apenas una brisa que prácticamente no permitía medir la intensidad del viento, el día domingo se transformó en una jornada que el público disfrutó a full en las playas, parques o participando de actividades en los barrios, como en el original y convocante Festival del Damasco, en barrio Laprida.

Comentar
- Publicidad -