Los turistas argentinos expulsados de Perú no podrán regresar por 15 años

Se trata de Magdalena Abril Retamal y Leandro Sactiva, quienes fueron enviados en un micro hacia la frontera con Bolivia.

Luego de ingresar sin permiso al santuario arqueológico de Machu Picchu, dos turistas argentinos fueron expulsados de Perú y no podrán volver a ese país “por 15 años”, según explicó el jefe regional de Migraciones de Cusco.

La medida fue aplicada a los argentinos Magdalena Abril Retamal y Leandro Sactiva, y también a otros tres turistas extranjeros que fueron detenidos juntos en la madrugada del domingo y obligados a tomar el mismo micro con destino a la frontera con Bolivia, luego de un proceso administrativo.

Nahuel Gómez, un tercer argentino de 28 años, deberá permanecer en la provincia peruana de Urubamba mientras se resuelve su situación procesal por estar acusado de ser el autor principal de los daños efectuados a la ciudadela inca de Machu Picchu.

En conferencia de prensa, el jefe zonal de Migraciones Cusco, Roger Solís, indicó: “Se está ejecutando la expulsión de los ciudadanos extranjeros, en un trabajo coordinado entre Policía Nacional del Perú y Migraciones, sobre la base de una resolución de la Superintendencia General de Migraciones”.

Y añadió, desde la terminal terrestre de la ciudad peruana de Cusco: “La expulsión implica ellos no pueden volver a ingresar durante 15 años”. Además, informó que “en este momento no hay más trámites de expulsión como éste, pendientes de ejecución”.

Te puede interesar
Lo descubrieron cuando tiraba a una mujer descuartizada en las vías y se mató

Los cinco turistas fueron embarcados en un micro de la empresa Civa con destino al paso fronterizo Puno (Perú)-Desaguadero (Bolivia), desde donde proseguirán viaje a sus respectivos destinos.

Por qué fueron expulsados los turistas argentinos

En tanto, los seis turistas extranjeros fueron detenidos el domingo por la mañana en la ciudadela inca de 600 años de antigüedad, por provocar la caída y ruptura de un elemento lítico en la zona denominada “Templo del Sol”, y haber defecado en una zona adyacente.

Comentar
- Publicidad -