Un sector a favor y otros muchos en contra de la reestructuración del Estado

En el marco de la crisis financiera que afronta Chubut y en un contexto nacional de similares características, el gobernador Mariano Arcioni presentó un duro plan de reestructuración del Estado provincial que si bien afecta a la comunidad toda -debido a impuestos que deberá afrontar cada ciudadano-, apunta especialmente a reducir costos en la provincia y para ello anunció entre otras medidas, el congelamiento por seis meses de los sueldos estatales, la restricción de ingresos o el mantenimiento del pago escalonado, solicitando además un acompañamiento del Poder Legislativo y Poder Judicial, a su intención de no cobrar sueldo por 180 días.

Si bien durante la jornada de ayer se conoció una declaración del Superior Tribunal de Justicia, señalando que ante la situación de emergencia por la que atraviesa la provincia “ha resuelto acompañar el pedido formulado por el sr. gobernador Mariano Arcioni, en el marco del Plan de Reestructuración del Estado” y para ello, afirma que “se dispondrá suspender por el término de 6 meses, los efectos de la acordada que vincula los incrementos salariales del personal del Poder Judicial del Chubut con los que otorga la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

El anuncio realizado se transformó, al menos hasta el momento, en la única respuesta concreta y positiva al reclamo del gobernador mientras que, desde la Mesa de Unidad Sindical no solo se rechazó el reclamo del Ejecutivo sino que se lanzaron duras acusaciones y advertencias sobre eventuales medidas, asegurando que “los trabajadores no vamos a pagar el ajuste”.

Te puede interesar
Salud recuerda medidas de seguridad para prevenir lesiones en menores por accidentes

Dentro de un panorama que se complica aún más y que en caso de acciones conjuntas de los trabajadores estatales, podrían poner en jaque la institucionalidad provincial, los trabajadores de la salud de Puerto Madryn lanzaron ayer un durísimo plan de lucha -que de hecho se transforma en la primera respuesta concreta al gobernador- anunciándose que lanzarán un plan de lucha por 180 días, mismo período de tiempo en que dure la anunciada suspensión de aumentos salariales.

De esta manera, con una adhesión al pedido de Arcioni y un plan de lucha denominado “histórico” que incluye panfleteadas y movilizaciones, se inicia un duro planteo sindical que podría adquirir características similares a las adoptadas en Puerto Madryn y que, coincidentemente, podría realizarse por el mismo período de tiempo que tanto ha costado digerir: “seis meses”.

Comentar
- Publicidad -