Benedicto XVI presiona a Francisco para que no acepte ordenar a hombres casados

Joseph Ratzinger ha roto su silencio en contadas ocasiones desde que renunció al papado en el 2013 y decidió vivir el resto de sus días en una pequeña residencia entre los jardines del Vaticano. Cada vez que lo hace es escuchado con atención.

En esta ocasión las palabras del papa emérito no son ni siquiera recomendaciones, sino un verdadero ejercicio de presión pública a su sucesor, Francisco, para que no contemple ni siquiera la posibilidad de ordenar hombres casados en las zonas más remotas de la Amazonia.

El documento final del Sínodo de la Amazonia, que se celebró en octubre en el Vaticano, recomendó que para paliar la falta de sacerdotes en la región el Papa debería ordenar hombres casados y respetados en las comunidades (los llamados viri probati), algo que rompería de manera histórica con la regla del celibato en la Iglesia católica.

El Pontífice en las próximas semanas deberá publicar una exhortación apostólica en la que decidirá si recoger o no esta y otras recomendaciones de la reunión de obispos sobre la región. Benedicto XVI considera tan grave que el Papa esté estudiando este asunto que ha decidido hacerle llegar su opinión a través de un libro escrito a cuatro manos con el cardenal ultraconservador Robert Sarah. El diario francés Le Figaro avanzó este domingo unos extractos del libro, que se titulará Desde lo más profundo de nuestros corazones y se publicará este miércoles en Francia con la editorial Fayard.

En una introducción conjunta, ambos hombres dicen que no pueden permanecer callados sobre el Sínodo de octubre, que en muchas ocasiones llevó al enfrentamiento entre los sectores conservadores y progresistas de la Iglesia. El libro está compuesto por esta introducción, así como otra conclusión a cuatro manos, y dos capítulos escritos por separado entre ellas. Como ya es habitual en Benedicto, su capítulo está redactado de forma muy densa, con referencias bíblicas para explicar por qué es “necesaria” la fundación para el celibato que viene del tiempo de los apóstoles.

Comentar
- Publicidad -